Con los franceses, ¡utilizad vuestra cultura mediterránea!

Conocer y adaptarse a los usos y costumbres de la cultura del otro es primordial si se quiere facilitar la comunicación y evitar numerosos malentendidos. Ya no se calcula el número de contratos que no han sido firmados en base a una incomprensión intercultural de las dos partes -incomprensión ligada a menudo a un pequeño «detalle» que toma, repentinamente, una importancia desmesurada.

Pero no se trata de olvidar nuestras costumbres para «simular» las del otro; hace falta también saber continuar siendo natural y utilizar en el momento oportuno los prejuicios del otro sobre nuestra cultura.

Con respecto a las relaciones humanas, el francés tiene, por ejemplo, un a priori positivo hacia los mediterráneos. Es suficiente que un italiano o un español lo tutee o le toque el brazo durante la conversación para que se sorprenda encantado de su cordialidad y piense: ¡«Caray estos españoles/italianos! ¡qué simpáticos son y cómo todo es tan fácil con ellos! (y olvidará completamente que un compatriota, teniendo la misma actitud, ¡lo habría ofuscado!).

No tengáis miedo, pues, de recurrir a estos medios para acercarse mejor a vuestro interlocutor e instaurar un clima de confianza en el momento de una negociación: fingid olvidar que sabéis el tratamiento de usted obligatorio, haced como en vuestra lengua, tuteadlo; lo que no aceptaría nunca de un compatriota será acogido complacido si sois vosotros. Se trata simplemente de no superar el límite de lo aceptable para vuestro interlocutor. Una atención activa y un poco de intuición os tendrían que permitir conseguirlo.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , , ,

El lenguaje de los dedos y de las manos en Francia (2)

Seguimos viendo el significado de algunos gestos de los franceses.

La punta de los cinco dedos que se juntan y miran hacia arriba: este gesto acentúa el discurso y muestra que lo que decís es muy importante.

Abriendo la mano con la palma hacia el interlocutor, y moviéndola ligeramente de izquierda a derecha y de derecha a izquierda, estáis rechazando amablemente la propuesta de vuestro interlocutor.

Para decir que alguien está loco, se golpea ligeramente el índice contra la sien (variante: el índice voltea contra la sien).

Las dos manos juntas con los dedos entrelazados y los pulgares girando uno alrededor del otro: estáis diciendo que estáis inactivos, ociosos.

La mano parece tirar algo por encima de la espalda. De esta manera se rechaza hacer un favor a alguien, o una propuesta que nos parece exagerada.

El pulgar y el dedo índice forman un pequeño círculo, los cuatros dedos están abiertos. Es un gesto que se utiliza para valorar especialmente un plato, una receta de cocina.

Finalmente, aquí tenéis un gesto muy vulgar: el brazo se dobla con el puño cerrado y la otra mano golpea con fuerza el antebrazo para colocarse en ella. Es el gesto dicho “bras d’honneur”. Es el equivalente al gesto que el dedo corazón se estira (los otros dedos se doblan) -llamado este dedo un “doigt d’honneur”. Así expresáis vuestra hostilidad; es un insulto.

Podéis completar vuestro aprendizaje de la gestualidad francesa con el humorista Gad Elmaleh (es en inglés):

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , ,

El lenguaje de los dedos y de las manos en Francia

A menudo se cree que los gestos tienen el mismo significado de una cultura a otra. Sin embargo, todo el mundo tiene en mente el ejemplo de países donde mueven la cabeza de arriba abajo para negar o rechazar, y de derecha a izquierda para decir que sí… El lenguaje no verbal es específico de cada cultura, aunque algunas de ellas puedan compartir ciertos gestos.

He aquí algunos gestos utilizados en Francia:

Los dedos estirados hacia el interlocutor, apretados los unos contra los otros y moviendo el dedo pulgar como una pinza que se abre y se cierra, significan    “¡Cállate!“. Es un gesto muy familiar y puede ser muy grosero o incluso agresivo, si lo hacéis con alguien que no conocéis mucho.

Estirando el dedo índice hacia el ojo y tirando un poco de la piel hacia abajo, decís a vuestro interlocutor que no lo creéis. Podéis acompañar vuestro movimiento con las palabras: “ Mon oeil ! “. Es también un gesto familiar.

Poniendo el dedo pulgar cerca de la oreja y el meñique cerca de la boca (los otros dedos se doblan), estáis diciendo: “¡Nos llamamos!“.

Los dedos pegados y doblados, que rozan la mejilla del lado exterior de la mano, soplando suavemente, mostráis que algo o alguien os aburre. Podéis acompañar vuestro movimiento con las palabras: “ Ça/il me rase ! “ o “ C’est rasant ! “.

El puño cerrado delante de la nariz con una ligera rotación: “Ha bebido demasiado, está ebrio!

Hay muchos otros gestos! Hablaremos de ellos las próximas semanas.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , ,

El apretón de manos por la mañana en Francia

Antes que nada, a vuestra llegada al trabajo, antes de instalaros en vuestro despacho, de organizar vuestra jornada, de leer vuestros mails, es absolutamente imperativo saludar vuestros compañeros de trabajo. ¡Nada más normal! me diréis, se hace lo mismo en todos los países. Sí y no.

El apretón de manos en FranciaPrimero, este saludo matinal no está destinado solamente a vuestros colaboradores más próximos: no es extraño ver una persona pasar de departamento en departamento para estrechar la mano de cada uno y preguntar por las novedades. Algunos extranjeros, algunas veces, están sorprendidos por la “pérdida de tiempo” con estos saludos diarios.

Este saludo se manifiesta en Francia casi exclusivamente por el apretón de manos. No saludéis un compañero haciendo una seña con la mano o peor, sin hacer ningún gesto, lanzar un simple “¡Buenos días Bernard!”: esto estaría mal visto o más bien se interpretaría como una marca de frialdad y de distancia. El apretón de manos es tan obligatorio que un español que trabajó en Francia observó con acierto que si, en el preciso instante en que alguien viene a saludaros, estáis atareados y con las manos ocupadas o sucias, deberíais presentar el codo o el antebrazo. Vuestro interlocutor tomará de forma natural la parte de brazo que le habréis extendido.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , , ,

El comercio internacional y la interculturalidad

No se destaca demasiado la importancia del intercultural en las clases de francés para empresas y, sin embargo, es capital. Se puede definir rápidamente el intercultural como la sensibilización hacia la cultura del otro. Cada uno actúa en función de los códigos de su propia cultura y cada uno piensa inconscientemente que esta manera de hacer es no solamente “normal” sino que es “mejor”.

Esta sensibilización es más importante cuanto más cercanas son o parecen ser las culturas. Esto puede parecer paradójico pero se explica fácilmente.

Si un español va a comerciar con China, automáticamente estará en alerta continua para descifrar y entender la cultura china: cada uno sabe que éstas son culturas radicalmente diferentes. Sin un aprendizaje específico, este desciframiento será, sin duda, difícil para él; al menos, sabrá que es necesario adaptarse a la cultura del otro.

Pero si el mismo español hace negocios con un francés también pensará, automáticamente, como en el caso anterior: “Nuestros países son europeos y, además, somos vecinos y hablamos dos lenguas románicas: deberíamos entendernos fácilmente.” Ahora bien, los nativos de los dos países actúan y piensan de forma distinta en numerosos ámbitos, lo que provoca malentendidos, quid pro quos, incomprensiones y explica un buen número de fracasos comerciales. Ahí está porqué es importante estar sensibilizado por la cultura del otro.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , ,

La importancia de la comunicación no verbal en los negocios

« Après tout, si nous pouvions vraiment comprendre 93% de ce que les gens disent sans recourir aux mots, il n’y aurait pas besoin d’apprendre les langues étrangères et personne ne pourrait s’en tirer avec un mensonge. »

Slate.fr 9 de abril de 2013

Evidentemente, el periodista del Slate parece no haber entendido lo que es una lengua (extranjera o no), pero, como señalaba un especialista en la materia, también parece ignorar lo no verbal. Por cierto, os invitamos a leer su artículo.

Nos gustaría añadir a su análisis que todo el problema del no verbal es, precisamente, que no se trata de un lenguaje universal y que un mismo signo, una misma expresión pueden tener diferentes significados.

Comunicación no verbalLa comunicación no verbal está compuesta de:

– la comunicación voluntaria o involuntaria tiene lugar a través de canales hormonales o feromonales

– la comunicación a través del tacto

– la comunicación a través de los movimientos interpretados gracias a la participación de una misma cultura

Por tanto es útil, en los negocios que se pueden tener con un francófono, conocer, al menos, este tercer tipo de comunicación.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: ,

La negociación intercultural con los francófonos

Dominar las técnicas de negociación comerciales no es suficiente: conocer los usos y costumbres locales y hacer prueba de humildad también son esenciales.

La relación con tiempo puede ser diferente de un país a otro: por ejemplo, en el Magreb, algunas negociaciones comerciales o contractuales pueden acabar en sábado (día que no es festivo). También en el Magreb, el jefe siempre evitará hacerle perder prestigio a uno de sus colaboradores. Tampoco no hay que descuidar la gestión del espacio entre uno mismo y el otro; es muy importante: un mediterráneo (un magrebí, un español o un francés meridional), tendrán, en distintos grados, tendencia a tocar a su interlocutor; en cambio, este gesto podría sorprender e incomodar a un francés de París.

Negociación interculturalAun cuando los códigos culturales son bastante similares, tanto para España como para Francia, es necesario prestar atención a ciertas particularidades. Patrick Denoux, explica que “en las negociaciones comerciales franco-españolas [a menudo] ha observado que los negociadores franceses buscaban a un interlocutor mientras que los negociadores españoles iban en busca de una red de contactos.  Aunque las variaciones entre Francia y España son débiles en lo que respecta a los cuatro índices culturales (distancia, jerarquía, control de la incertidumbre, individualismo y masculinidad), han surgido diferencias significativas en la identificación de los interlocutores, relacionadas con funcionamientos colectivos o individuales de identidad cultural marcada e implicando fenómenos de identidad. Por ejemplo, la práctica que consiste en entregar la tarjeta de visita de un tercero es difícilmente concebible en un contexto francés donde permanece una identidad social individualizada”.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , ,

Código de vestimenta y camisa de manga corta

En Francia, para los hombres, el código de vestimenta es de los más clásicos en el mundo profesional. Traje, opción corbata, y camisa. ¿Camisa de manga larga incluso cuando llega el buen tiempo? Este es el dilema, si se tiene en cuenta un artículo reciente del diario Le Monde. Según este artículo, si la camisa de manga corta parece ser una de las piezas de ropa más banal, es, sin embargo, una señal de mal gusto. El autor recuerda, en primer lugar, que jamás ha sido una prenda de trabajo y que apareció sólo en los años 1920, cuando “el uniforme masculino clásico quedaba por primera vez en tela de juicio”.

¿Por qué pues de “mal gusto”? El autor explica que “el aficionado a la camisa de manga corta en el trabajo tiene grandes posibilidades de enseñar su axila peluda en la primera presentación Power Point que haga”. Podríamos pensar que es, en resumidas cuentas, ligero como argumento… Sea lo que sea, para él, hasta una corbata no puede arreglar la cosa: el mal gusto estaría entonces en su punto más álgido. ¿Qué hacer entonces en el período estival? Pues bien, llevar una camisa de manga larga ¡y subirse las mangas!

Moraleja: “La camisa de manga corta se tiene que eliminar en un contexto profesional”. Sin embargo, seamos realistas: en Francia, la camisa de manga corta, incluso siendo menos llevada que en los países mediterráneos (donde ciertas personas las llevan incluso en invierno), tiene numerosos adeptos en verano.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: ,

Los gestos de los franceses (2)

Seguimos viendo el significado de algunos gestos de los franceses.

La punta de los cinco dedos que se juntan y miran hacia arriba: este gesto acentúa el discurso y muestra que lo que decís es muy importante.

Abriendo la mano con la palma hacia el interlocutor, y moviéndola ligeramente de izquierda a derecha y de derecha a izquierda, estáis rechazando amablemente la propuesta de vuestro interlocutor.

Para decir que alguien está loco, se golpea ligeramente el índice contra la sien (variante: el índice voltea contra la sien).

Las dos manos juntas con los dedos entrelazados y los pulgares girando uno alrededor del otro: estáis diciendo que estáis inactivos, ociosos.

La mano parece tirar algo por encima de la espalda. De esta manera se rechaza hacer un favor a alguien, o una propuesta que nos parece exagerada.

El pulgar y el dedo índice forman un pequeño círculo, los cuatros dedos están abiertos. Es un gesto que se utiliza para valorar especialmente un plato, una receta de cocina.

Finalmente, aquí tenéis un gesto muy vulgar: el brazo se dobla con el puño cerrado y la otra mano golpea con fuerza el antebrazo para colocarse en ella. Es el gesto dicho “bras d’honneur”. Es el equivalente al gesto que el dedo corazón se estira (los otros dedos se doblan) -llamado este dedo un “doigt d’honneur”. Así expresáis vuestra hostilidad; es un insulto.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

¡FELIZ AÑO A TODOS!

Etiquetas: ,

Los gestos de los franceses

A menudo se cree que los gestos tienen el mismo significado de una cultura a otra. Sin embargo, todo el mundo tiene en mente el ejemplo de países donde mueven la cabeza de arriba abajo para negar o rechazar, y de derecha a izquierda para decir que sí… El lenguaje no verbal es específico de cada cultura, aunque algunas de ellas puedan compartir ciertos gestos.

He aquí algunos gestos utilizados en Francia:

Los dedos estirados hacia el interlocutor, apretados los unos contra los otros y moviendo el dedo pulgar como una pinza que se abre y se cierra, significan “¡Cállate!“. Es un gesto muy familiar y puede ser muy grosero o incluso agresivo, si lo hacéis con alguien que no conocéis mucho.

Estirando el dedo índice hacia el ojo y tirando un poco de la piel hacia abajo, decís a vuestro interlocutor que no lo creéis. Podéis acompañar vuestro movimiento con las palabras: “ Mon oeil ! “. Es también un gesto familiar.

Poniendo el dedo pulgar cerca de la oreja y el meñique cerca de la boca (los otros dedos se doblan), estáis diciendo: “¡Nos llamamos!“.

Los dedos pegados y doblados, que rozan la mejilla del lado exterior de la mano, soplando suavemente, mostráis que algo o alguien os aburre. Podéis acompañar vuestro movimiento con las palabras: “ Ça/il me rase ! “ o “ C’est rasant ! “.

El puño cerrado delante de la nariz con una ligera rotación: “Ha bebido demasiado, está ebrio!

Hay muchos otros gestos! Hablaremos de ellos las próximas semanas.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: ,