Terminología para designar las personas en el mundo laboral

La manera de designar a las personas con las cuales se mantiene una relación jerárquica en el trabajo ha cambiado. Durante mucho tiempo, el responsable de departamento llamaba las personas que trabajaban bajo sus órdenes sus “subordonnés”, es decir: que dependían jerárquicamente de una persona de más alto nivel. Desde que se intenta, como los anglosajones, de reducir la distancia jerárquica en el trabajo, “subordonné” se ha convertido en peyorativo y discriminatorio.

El subordinado se ha transformado en collaborateur (es decir: persona que trabaja con otros). Algunos critican esto de políticamente correcto y lo consideran una gran hipocresía. En todo caso, resulta paradójico utilizar una palabra que hasta entonces había estado también muy marcada y peyorativa, y hasta había llegado a ser un insulto. En efecto, un collaborateur (o, mejor, un “collabo”) durante mucho tiempo ha designado el partisano y el artífice de la colaboración con el enemigo durante la ocupación alemana en la Segunda Guerra Mundial.

“Chef”, forma popular, sigue utilizándose pero se utiliza cada vez más “boss”, y, de todas maneras, se prefiere habitualmente usar “Supérieur hiérarchique” o “responsable de service”.

Sin embargo, para la persona que ejerce la misma función que otra o que forma parte de la misma estructura, se usa aún y sistemáticamente la palabra “collègue”. Por cierto, hay que subrayar que “collègue”, salvo en el sur de Francia, no supone en modo alguno mantener una relación de amistad. Aun cuando, evidentemente, un “collègue” pueda también convertirse en un amigo.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , ,

El lenguaje de los dedos y de las manos en Francia (2)

Seguimos viendo el significado de algunos gestos de los franceses.

La punta de los cinco dedos que se juntan y miran hacia arriba: este gesto acentúa el discurso y muestra que lo que decís es muy importante.

Abriendo la mano con la palma hacia el interlocutor, y moviéndola ligeramente de izquierda a derecha y de derecha a izquierda, estáis rechazando amablemente la propuesta de vuestro interlocutor.

Para decir que alguien está loco, se golpea ligeramente el índice contra la sien (variante: el índice voltea contra la sien).

Las dos manos juntas con los dedos entrelazados y los pulgares girando uno alrededor del otro: estáis diciendo que estáis inactivos, ociosos.

La mano parece tirar algo por encima de la espalda. De esta manera se rechaza hacer un favor a alguien, o una propuesta que nos parece exagerada.

El pulgar y el dedo índice forman un pequeño círculo, los cuatros dedos están abiertos. Es un gesto que se utiliza para valorar especialmente un plato, una receta de cocina.

Finalmente, aquí tenéis un gesto muy vulgar: el brazo se dobla con el puño cerrado y la otra mano golpea con fuerza el antebrazo para colocarse en ella. Es el gesto dicho “bras d’honneur”. Es el equivalente al gesto que el dedo corazón se estira (los otros dedos se doblan) -llamado este dedo un “doigt d’honneur”. Así expresáis vuestra hostilidad; es un insulto.

Podéis completar vuestro aprendizaje de la gestualidad francesa con el humorista Gad Elmaleh (es en inglés):

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , ,

El lenguaje de los dedos y de las manos en Francia

A menudo se cree que los gestos tienen el mismo significado de una cultura a otra. Sin embargo, todo el mundo tiene en mente el ejemplo de países donde mueven la cabeza de arriba abajo para negar o rechazar, y de derecha a izquierda para decir que sí… El lenguaje no verbal es específico de cada cultura, aunque algunas de ellas puedan compartir ciertos gestos.

He aquí algunos gestos utilizados en Francia:

Los dedos estirados hacia el interlocutor, apretados los unos contra los otros y moviendo el dedo pulgar como una pinza que se abre y se cierra, significan    “¡Cállate!“. Es un gesto muy familiar y puede ser muy grosero o incluso agresivo, si lo hacéis con alguien que no conocéis mucho.

Estirando el dedo índice hacia el ojo y tirando un poco de la piel hacia abajo, decís a vuestro interlocutor que no lo creéis. Podéis acompañar vuestro movimiento con las palabras: “ Mon oeil ! “. Es también un gesto familiar.

Poniendo el dedo pulgar cerca de la oreja y el meñique cerca de la boca (los otros dedos se doblan), estáis diciendo: “¡Nos llamamos!“.

Los dedos pegados y doblados, que rozan la mejilla del lado exterior de la mano, soplando suavemente, mostráis que algo o alguien os aburre. Podéis acompañar vuestro movimiento con las palabras: “ Ça/il me rase ! “ o “ C’est rasant ! “.

El puño cerrado delante de la nariz con una ligera rotación: “Ha bebido demasiado, está ebrio!

Hay muchos otros gestos! Hablaremos de ellos las próximas semanas.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , ,