Tiempo de descanso en el trabajo en Francia

En España, y más precisamente en Cataluña, la pausa en el trabajo a media mañana es un rito compartido por todo el mundo y del cual es difícil prescindir. Hacia las diez y media o las once, los despachos se vacían y los trabajadores se turnan, a menudo en pequeños grupos de 3-4, para encontrarse en el bar como de costumbre. Allí, toman un pequeño bocadillo o un croissant con una bebida caliente (café, café con leche, etc.). Esta pausa dura más o menos 20 minutos. Es el segundo desayuno del día: el primero, que se reduce a una simple bebida caliente, se toma generalmente en casa.

En Francia, no encontrará nada parecido. Por la misma razón que los franceses acaban relativamente pronto su jornada de trabajo (prefieren concentrar sus esfuerzos sobre un lapso de tiempo más corto, ver nuestro post), los franceses trabajan, en principio, de un tirón hasta la comida. Hay que decir también que esto les es más fácil: dado que su comida tendrá lugar entre el mediodía y las 13h (y no hacia las 14h como los españoles), se arriesgan menos a pasar hambre sin tomar un tentempié! En general, los franceses toman un desayuno consistente en casa, se marchan al trabajo, y esperan la hora del almuerzo para volver a comer.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , ,

El derecho a la formación en Francia

En Francia, desde el 1 de enero 2015, todos los asalariados y los desempleados se benefician del Compte Personnel de Formation (CPF). Esta cuenta se unirá a la persona a lo largo de su vida laboral. Los empleados pueden tener hasta 150h de formación en su CPF y podrá ampliarse, es decir, incrementarse más allá de este límite, con las horas ofrecidas por las empresas o los Organismes Paritaires Collecteurs Agréés (OPCA), encargados de financiar la formación de los asalariados.


Las empresas con más de 10 asalariados contribuyen a la financiación de la formación de los empleados mediante el pago a los OPCA de una contribución anual del 1% de su nómina. Para las otras empresas, la contribución se fija en el 0,55%.

Cada 2 años, los empleadores tienen que conseguir con cada uno de sus empleados una entrevista de trabajo para considerar sus perspectivas de desarrollo y las formaciones que podrían contribuir a ello. Cada 6 años, los empleadores deben realizar una recapitulación de la carrera profesional de sus asalariados. Ellos deben justificar que durante este período, han realizado con cada uno de ellos entrevistas laborales y que cada empleado ha asistido por lo menos a una formación y ha obtenido un aumento de salario o un cambio de trabajo. Si este no es el caso, los empleadores pueden ser sancionados. Por ejemplo, las empresas con más de 50 trabajadores se ven obligadas a aumentar la CPF de los trabajadores afectados con 100h si están a tiempo completo y con 130 horas si están a tiempo parcial.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , ,

En Francia, ¿un compañero de trabajo puede convertirse en amigo?

En Francia se evita, generalmente, mezclar la vida profesional y la vida privada: a menudo son dos mundos muy separados i conoceréis poco la vida privada de un compañero de trabajo. Quedar con sus colaboradores fuera del trabajo no es una costumbre: ni se cena ni se sale juntos, ¡y mucho menos se sale de vacaciones juntos! Como máximo, los franceses pueden tomar una copa saliendo del trabajo, pero es poco frecuente: tan pronto se ha acabado el trabajo, cada uno sólo tiene una idea en la cabeza: ¡irse a su casa!

Igualmente, la pareja no conoce, en principio, a los compañeros de trabajo del otro y, de todas maneras, ¡esto no le interesa para nada! Por otra parte, es la ocasión de deshacer un malentendido recurrente de los hispanohablantes: la palabra “collègue”, en francés, sólo designa a la persona con la cual trabajáis y no a un amigo. Ello no impide evidentemente que un compañero de trabajo se convierta en un amigo (aunque esto sea bastante inusual), pero uno no supone el otro.

Si queréis hacer amistad con un compañero de trabajo francés, esto necesitará tiempo. Invitándolo demasiado pronto a cenar a vuestra casa, corréis el riesgo de ponerlo en una situación incómoda: no sabrá cómo rechazar una invitación que, aun siendo amable, a sus ojos la verá como una invasión.

Quizás encontraréis distantes a los franceses con los que trabajáis pero no os lo toméis como algo personal: ¡es su manera de hacer!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , ,