Algunos permisos especiales en Francia

En Francia, en el sector privado, ya vimos que el asalariado podía tomar ciertos permisos especiales (particularmente el permiso paterno).

Los permisos para acontecimientos familiares

Otros acontecimientos familiares también permiten a los asalariados beneficiarse de días de ausencia. La duración es de cuatro días para un matrimonio civil o religioso (contra 15 días para el asalariado español), de tres días por cada nacimiento o por la llegada de un niño en adopción, de dos días por la defunción de un hijo, del cónyuge o de la pareja vinculada con un PACS, de un día para la boda de un hijo, y de un día por la defunción del padre, de la madre, del suegro, de la suegra o de un hermano.

Los permisos para asuntos personales

El permiso sabático no puede ser inferior a seis meses, ni ser superior a once meses. Para tener derecho a esto, hay que haber acumulado treinta y seis meses de antigüedad en la empresa y seis años de actividad profesional y no haber aprovechado en el curso de los seis últimos años de un permiso sabático, de un permiso de creación de empresa o de un permiso de formación de al menos seis meses.

El permiso no remunerado permite a un asalariado ausentarse de la empresa por un período determinado conservando la posibilidad de recobrar su empleo o un empleo análogo a su vuelta. Está reglamentado por el convenio colectivo.

En nuestros cursos de francés en empresas, ¡también se aprende esto!

Voilà continúa trabajando durante todo el mes el julio, pero este blog ahora está de vacaciones: continuará el próximo septiembre. ¡Buen verano a todos!

Etiquetas: , ,

La palabra francesa vache (vaca) y sus derivados en el lenguaje coloquial

Vache Vaca en francés

 

La vaca, como se sabe, es la hembra del toro. Este animal apacible e indolente nos da su leche y su carne, mal que les pese a los vegetarianos. Pero da lugar a una serie de palabras o de expresiones muy utilizadas, sobre todo al oral.

Una vache es también una mala persona (se dice también une peau de vache “una piel de vaca”); en esta acepción por cierto, la palabra puede ser adjetivo:

Mon chef, quelle vache !

Mon chef est une peau de vache.

Mon chef, il a été vache avec moi.

Esto también dio lugar a la palabra vacherie, es decir, maldad:

Leur relation est pour le moins particulière : ils s’aiment et pourtant ils n’arrêtent pas de se dire des vacheries !

En el plural y a menudo en una frase exclamativa, les vaches designa un sujeto más o menos determinado del cual uno se queja:

Ah ! les vaches ! ils ne m’ont pas prévenu !

Pero el uso más frecuente vuelve seguramente en las expresiones La vache ! y vachement. La vache ! puede expresar sucesivamente la sorpresa:

– (après s’être caché et apparaissant soudainement) Bouh !

– Oh ! la vache ! tu m’as fait peur !

la indignación:

Trois heures pour obtenir une réponse à l’accueil ! La vache ! C’est pas possible !

o la admiración:

– Regarde ! J’ai acheté un nouveau manteau !

– La vache !

En el lenguaje coloquial, vachement reemplaza très o beaucoup:

C’est vachement important.

Depuis notre arrivée, il pleut vachement.

En nuestros cursos de francés, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , ,