Voilangue

Breve curso sobre los conectores lógicos de clasificación en francés

Los conectores lógicos de clasificación (o de enumeración) son muy útiles para organizar y presentar vuestros pensamientos y los franceses lo utilizan a menudo; no es muy complicado utilizarlos pero los estudiantes de Francés Lengua Extranjera, principalmente los hispanohablantes, repiten los mismos errores que, sin embargo, se pueden evitar fácilmente.

Para los conectores del «primer nivel», se podría decir, de entre las expresiones de la siguiente lista:

d’abord, tout d’abord, de prime abord, en premier lieu, premièrement.

Observad, sin embargo, que el conector premier no existe.

No podéis decir: Premier, nous sommes partis.

Pero: D’abord / premièrement, etc., nous sommes partis.

Para los conectores de «segundo nivel o más», y según tengáis que finalizar vuestra enumeración o no, podéis utilizar una de las siguientes expresiones:

en deuxième lieu, en second lieu, deuxièmement

après, ensuite, de plus, quant à, puis

en dernier lieu, pour conclure, enfin

Notad aquí que no se puede confundir depuis y après.

La diferencia (teórica, ya que ni los mismos franceses la respetan) entre en deuxième lieu et en second lieu es que al primero le sigue un en troisième lieu mientras que en second lieu finaliza la lista.

En fin, tened en cuenta que si la expresión secondement existe, es literaria y no se utiliza prácticamente jamás.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , , ,

Llegar a tiempo a vuestras citas en Francia

La situación geográfica de Francia en Europa tiene muchas consecuencias sobre sus prácticas culturales. A medio camino entre la Europa del Norte y los países mediterráneos, las costumbres de los franceses tienen, a menudo, un poco de los dos.

En el capítulo de la puntualidad, Francia no es una excepción. Aunque algunos proverbios parecen destacar su obsesión por la  puntualidad: ” Avant l’heure, ce n’est pas l’heure; après l’heure, ce n’est plus l’heure”, “La ponctualité est la politesse des rois”, los franceses no siempre brillan por su puntualidad. Las reuniones de trabajo no comienzan casi nunca a la hora prevista, sin que por ello se puedan permitir un “verdadero” retraso, ya que el concepto del tiempo, en Francia, no es tan extensible como en los países latinos. Se trata, pues, de conocer exactamente el margen comúnmente admitido y aceptado. Y esto no es fácil.

Un buen ejemplo es el de la invitación a almorzar. Imaginémonos que un compañero de trabajo os  ha invitado a almorzar, y que la hora prevista para llegar es hacia las 12h30: ¿a qué hora llegaréis? ¿a las 12:30? Entonces llegaréis con anticipación y vuestro compañero corre el riesgo de decir, antes de abriros la puerta: ” ¿Por qué llega tan pronto? “; ¿las 13h00? Entonces ahora llegáis con retraso y vuestro colega se dice esta vez: ” Pero, ¿qué hace?”. La hora ideal de vuestra  llegada se sitúa hacia las 12h45: ni demasiado pronto, ni demasiado tarde…

A pesar de todo, hay ocasiones donde es recomendable llegar puntual: por ejemplo, para una entrevista de trabajo o para una reunión comercial (sobre todo si sois vendedores).

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: ,