Expresar la causa con “d’autant… que”

Los estudiantes de francés lengua extranjera han tenido, desde siempre, dificultades para usar (o incluso comprender) la conjunción « d’autant… que ». La razón principal es que no hay ninguna traducción en su lengua materna. Sin embargo se utiliza mucho en francés, tanto en el oral como en el escrito, porque es también una forma de retórica. De hecho, permite añadir otra causa a una primera causa que puede ser explícita o implícita (caso, por cierto, muy común). Por tanto, gracias a esta conjunción, se puede reforzar un argumento.

Nunca se coloca al inicio de la frase, se sitúa en el interior. A menudo se asocia con términos comparativos:

– d’autant plus/moins + adjetivo + que
– d’autant plus/moins de + nombre + que
– d’autant (plus/moins) que + proposición

A continuación presentamos algunos ejemplos para comprender el uso de esta combinación.

Le candidat élu était d’autant plus heureux qu’il pensait ne pas pouvoir gagner.

Causa primera de su felicidad (no expresada, pero implícita): su elección; causa segunda: es una sorpresa para él, pensaba que perdería.

Durant l’épreuve, le cycliste avait d’autant moins de force qu’il s’était mal alimenté la veille.

Causa primera de su fatiga (no expresada, pero implícita): su esfuerzo físico durante la carrera; causa segunda: su mala alimentación.

Je ne vous en veux pas du tout, d’autant (plus) que personne n’est à l’abri d’une erreur.

Causa primera (no expresada, incluso implícitamente): yo no soy rencoroso por naturaleza; causa segunda: sé que todo el mundo puede cometer errores.

Eso es todo por este año. Seguimos trabajando en julio, ¡pero el blog se va de vacaciones!

¡Buen verano a todas y a todos!

Etiquetas: , , , ,

El dinero y los franceses

¿Cómo pagan los franceses? Utilizando los mismos medios de pago que en España; no obstante tienen sus preferencias.

Para pagar las compras habituales, los franceses utilizan el pago en metálico, es decir,  las monedas y los billetes de banco en euros. Sin embargo, todavía son muchos los que pagan con talón: en Francia, la cuarta parte de los pagos se hacían por este medio en 2006 (media europea: el 9 % y el 3,5 % para España). El caso es que existe una disposición original: en Francia, todo talón de un importe inferior o igual a 15 € debe ser pagado, aunque haya o no la provisión necesaria sobre la cuenta del librador.

Por supuesto, utilizan cada vez más y para la mayoría de sus compras la tarjeta de crédito (a menudo llamada “carte bleue” ya que la tarjeta Visa, la que utiliza la mayoría, es de este color).

¿Qué pasa con la práctica de dar propina? La propina ya no es obligatoria en Francia ya que está incluida en la cuenta: el servicio está siempre incluido. Esto explica, por cierto, que los franceses sean tachados de “tacaños” en el extranjero: muy a menudo, no piensan ni un segundo que el sueldo de un camarero depende en gran medida de la propina que ellos puedan dejar.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: ,