Hacer prácticas en Francia

Muchos diplomas exigen haber efectuado prácticas de varios meses en una empresa, en el campo correspondiente. Un acuerdo debe ser firmado por el organismo de acogida, el becario y el organismo de formación. El becario no se considera un asalariado y por tanto no tiene los derechos propios del cargo. Desde el 1 de septiembre de 2010, la formación en empresas se debe integrar en un plan de estudios, por lo que la limitación de duración de 6 meses ya no es aplicable a partir de esta fecha.

Esta es la principal queja de las organizaciones estudiantiles: esta ausencia de un techo ya no permite evitar que la formación no se convierta en empleo encubierto. De hecho, aunque la ley establece que “el cursillo no debe servir para reemplazar un empleado en caso de ausencia, suspensión de su contrato de trabajo o de despido, para completar una tarea regular que corresponde a un trabajo permanente, para satisfacer un aumento temporal de la actividad de la empresa, o para ocupar trabajos de temporada “, algunas empresas no respetan esta parte dispositiva.

El pago de una gratificación es obligatorio si el periodo de formación es superior a dos meses consecutivos. Es como mínimo igual al 12% del techo horario establecido por la Seguridad Social, o alrededor del 30% del SMIC. En 2011, es de 417,09 €. Esta gratificación no está en función del diploma y es la misma independientemente del nivel de estudios. Para algunos, sería prudente no hacer competir estudiantes de 20 años sin experiencia y estudiantes de 27 años que ya tienen más de un año de prácticas en su haber.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , ,

Breve curso sobre las contracciones al oral en francés

Todos los aprendices experimentan con esto: el francés no se pronuncia como se escribe. El caso es que el código oral y el código escrito, al contrario de otras lenguas latinas, se separan como si fueran dos continentes. Sin duda alguna, no estamos en la situación del árabe, que ve coexistir el árabe literario -lengua franca entre todos los árabes cultivados- y sus variantes orales y locales (en Marruecos, en Túnez, en Argelia, etc.). Pero tendemos a eso.

Para resumir, el caso es que la ortografía del francés se fijó en el siglo XVII mientras que su pronunciación no ha dejado de evolucionar y de modificarse. Es por este motivo que damos una gran importancia a la fonética en nuestros cursos de francés.

Algunas reglas son útiles para hablar y entender al oral una lengua como el francés. No sólo  “ne”, en la negación  “ne… pas” es sistemáticamente eludido, sino que ciertos sonidos desaparecen si la situación no es formal (lo que constituye la mayoría de las veces).

Salvo en el sur del país, la e final cae, incluso delante de una consonante, en:  me, te, se, le, de y je. Atención no obstante : « je » se convierte en « j’ » pero se pronuncia « ch » : j’pars se dice « chpar »; del mismo modo « de » se hace « d’» pero se pronuncia « t » : Beaucoup d’farine se dice « bocoutfarine ». Otras vocales finales caen, solamente delante de una vocal : la i del pronombre relativo qui (« c’est toi qu’as fait ça ? »), y la u de tu (« T’es parti quand ? »).

Finalmente, ciertas consonantes finales también tienen tendencia a desaparecer: la  l en: il, ils, elle, elles, y plus, por ejemplo: elles sont parties se convierte en « è sont parties »; il desaparece claramente en la expresión il y a, que se pronuncia simplemente “ya“.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , ,