Los gestos de los franceses

A menudo se cree que los gestos tienen el mismo significado de una cultura a otra. Sin embargo, todo el mundo tiene en mente el ejemplo de países donde mueven la cabeza de arriba abajo para negar o rechazar, y de derecha a izquierda para decir que sí… El lenguaje no verbal es específico de cada cultura, aunque algunas de ellas puedan compartir ciertos gestos.

He aquí algunos gestos utilizados en Francia:

Los dedos estirados hacia el interlocutor, apretados los unos contra los otros y moviendo el dedo pulgar como una pinza que se abre y se cierra, significan “¡Cállate!“. Es un gesto muy familiar y puede ser muy grosero o incluso agresivo, si lo hacéis con alguien que no conocéis mucho.

Estirando el dedo índice hacia el ojo y tirando un poco de la piel hacia abajo, decís a vuestro interlocutor que no lo creéis. Podéis acompañar vuestro movimiento con las palabras: “ Mon oeil ! “. Es también un gesto familiar.

Poniendo el dedo pulgar cerca de la oreja y el meñique cerca de la boca (los otros dedos se doblan), estáis diciendo: “¡Nos llamamos!“.

Los dedos pegados y doblados, que rozan la mejilla del lado exterior de la mano, soplando suavemente, mostráis que algo o alguien os aburre. Podéis acompañar vuestro movimiento con las palabras: “ Ça/il me rase ! “ o “ C’est rasant ! “.

El puño cerrado delante de la nariz con una ligera rotación: “Ha bebido demasiado, está ebrio!

Hay muchos otros gestos! Hablaremos de ellos las próximas semanas.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: ,

Hacer prácticas en Francia

Muchos diplomas exigen haber efectuado prácticas de varios meses en una empresa, en el campo correspondiente. Un acuerdo debe ser firmado por el organismo de acogida, el becario y el organismo de formación. El becario no se considera un asalariado y por tanto no tiene los derechos propios del cargo. Desde el 1 de septiembre de 2010, la formación en empresas se debe integrar en un plan de estudios, por lo que la limitación de duración de 6 meses ya no es aplicable a partir de esta fecha.

Esta es la principal queja de las organizaciones estudiantiles: esta ausencia de un techo ya no permite evitar que la formación no se convierta en empleo encubierto. De hecho, aunque la ley establece que “el cursillo no debe servir para reemplazar un empleado en caso de ausencia, suspensión de su contrato de trabajo o de despido, para completar una tarea regular que corresponde a un trabajo permanente, para satisfacer un aumento temporal de la actividad de la empresa, o para ocupar trabajos de temporada “, algunas empresas no respetan esta parte dispositiva.

El pago de una gratificación es obligatorio si el periodo de formación es superior a dos meses consecutivos. Es como mínimo igual al 12% del techo horario establecido por la Seguridad Social, o alrededor del 30% del SMIC. En 2011, es de 417,09 €. Esta gratificación no está en función del diploma y es la misma independientemente del nivel de estudios. Para algunos, sería prudente no hacer competir estudiantes de 20 años sin experiencia y estudiantes de 27 años que ya tienen más de un año de prácticas en su haber.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , ,

Breve curso sobre las contracciones al oral en francés

Todos los aprendices experimentan con esto: el francés no se pronuncia como se escribe. El caso es que el código oral y el código escrito, al contrario de otras lenguas latinas, se separan como si fueran dos continentes. Sin duda alguna, no estamos en la situación del árabe, que ve coexistir el árabe literario -lengua franca entre todos los árabes cultivados- y sus variantes orales y locales (en Marruecos, en Túnez, en Argelia, etc.). Pero tendemos a eso.

Para resumir, el caso es que la ortografía del francés se fijó en el siglo XVII mientras que su pronunciación no ha dejado de evolucionar y de modificarse. Es por este motivo que damos una gran importancia a la fonética en nuestros cursos de francés.

Algunas reglas son útiles para hablar y entender al oral una lengua como el francés. No sólo  “ne”, en la negación  “ne… pas” es sistemáticamente eludido, sino que ciertos sonidos desaparecen si la situación no es formal (lo que constituye la mayoría de las veces).

Salvo en el sur del país, la e final cae, incluso delante de una consonante, en:  me, te, se, le, de y je. Atención no obstante : « je » se convierte en « j’ » pero se pronuncia « ch » : j’pars se dice « chpar »; del mismo modo « de » se hace « d’» pero se pronuncia « t » : Beaucoup d’farine se dice « bocoutfarine ». Otras vocales finales caen, solamente delante de una vocal : la i del pronombre relativo qui (« c’est toi qu’as fait ça ? »), y la u de tu (« T’es parti quand ? »).

Finalmente, ciertas consonantes finales también tienen tendencia a desaparecer: la  l en: il, ils, elle, elles, y plus, por ejemplo: elles sont parties se convierte en « è sont parties »; il desaparece claramente en la expresión il y a, que se pronuncia simplemente “ya“.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , ,

¿Cómo designar a las personas con quien se trabaja?

La manera de designar a las personas con las cuales se mantiene una relación jerárquica en el trabajo ha cambiado desde hace unos 15 años. Durante mucho tiempo, el responsable de departamento llamaba  las personas que trabajaban bajo sus órdenes sus “subordonnés”, es decir: que dependían jerárquicamente de una persona de más alto nivel. Desde que se intenta, como los anglosajones, de reducir la distancia jerárquica en el trabajo, “subordonné” se ha convertido en peyorativo y discriminatorio.

El subordinado se ha transformado en collaborateur (es decir: persona que trabaja con otros). Algunos critican esto de políticamente correcto y lo consideran una gran hipocresía. En todo caso, resulta paradójico utilizar una palabra que hasta entonces había estado también muy marcada y peyorativa, y hasta había llegado a ser un insulto. En efecto, un collaborateur (o, mejor, un “collabo”) durante mucho tiempo ha designado el partisano y el artífice de la colaboración con el enemigo durante la ocupación alemana en la Segunda Guerra Mundial.

Por el contrario, “chef”, forma popular, es cada vez menos empleado. “Supérieur hiérarchique” o “responsable de service” son preferidos mayoritariamente.

Sin embargo, para la persona que ejerce la misma función que otra o que forma parte de la misma estructura, se usa aún y sistemáticamente la palabra “collègue”. Por cierto, hay que subrayar que “collègue” no supone en modo alguno mantener una relación de amistad, como es el caso en español. Aun cuando, evidentemente, un “collègue” pueda también convertirse en un amigo.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , ,

El salario mínimo en Francia y su revaluación

El Salaire Minimum Interprofessionel de Croissance, más conocido por las siglas SMIC, es, en Francia, el salario mínimo por hora por debajo del cual está prohibido pagar a un empleado. Es revisado al menos anualmente el 1 de enero. Además, si la inflación constatada entre el nivel de referencia utilizado por el último aumento del SMIC del 1 de enero y el último mes conocido (N-1) supera el 2%, el salario es automáticamente revaluado al mes N+1 del porcentaje de esta inflación.

Es por ello que no ha habido revaluación automática en julio, agosto y septiembre pasados: la inflación fue del 1,90% respecto a noviembre de 2010 (nivel utilizado como base para el aumento del 1 de enero de 2011).

Su aumento corresponde como mínimo a la inflación del año anterior, más el 50% de aumento del poder adquisitivo del salario de base obrero por hora. Los poderes públicos pueden decidir sobre una revaluación suplementaria.

Desde el 1 de enero de 2011, el valor del SMIC bruto es de 9,00 € por hora en Francia, sea por un trabajo de tiempo completo de 151,67 horas al mes (semana de 35 horas), 1.365 € brutos mensuales, 1.073 € netos. Entre los países de la OCDE, Francia tiene uno de los salarios mínimos más altos.

El 1 de julio de 2008, había 3,37 millones de “smicards” (los que cobran el SMIC) en Francia, lo que representa el 14,5% de los trabajadores.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: ,

La reanudación de los cursos de francés en empresa en VOILÀ

Volvemos a estar a principios de septiembre y los cursos de francés, poco a poco, se retoman a lo largo de todo el mes. Quimidroga, Roquette, Pau Education, la Presidencia de la Generalitat de Catalunya y el Consell Català de l’Esport confían nuevamente en nosotros el 2011-2012. Este año, dos nuevos organismos públicos, el Síndic de Greuges de Catalunya y el Servei d’Ocupació de Catalunya (SOC), han solicitado también nuestros servicios.

En el contexto económico actual, donde todas las empresas e instituciones públicas han tenido que hacer frente a los recortes drásticos en su presupuesto, y en particular en la formación, nosotros, sin embargo, continuamos creciendo. Estos buenos resultados no se deben, obviamente, al azar: desde el principio de nuestra actividad decidimos 4 ejes:

  1. Centrarnos exclusivamente en la prestación de cursos de francés en empresas en Barcelona
  2. Estar constantemente atentos a las necesidades diversas y cambiantes de nuestros clientes
  3. Preferir la contratación de profesores bien formados y motivados
  4. Ajustar al máximo nuestros precios

Esta política ha sido un éxito y ahora tenemos una sólida reputación de calidad. Apreciar estos logros no nos detendrá a intentar, de nuevo este año, trabajar mejor para satisfacer a nuestros clientes, antiguos y nuevos. ¿Cómo? ¡Simplemente renovándonos!

¡Buen año de estudios en VOILÀ!

Etiquetas: ,

Abreviaturas y siglas en francés

A los franceses les gusta utilizar abreviaturas y siglas, sólo para ir más rápido cuando hablan. Las palabras más largas de tres sílabas, tan a menudo como sea posible, son acortadas sin piedad.

Hablemos de las siglas. La técnica consiste en formar una palabra a partir de las letras iniciales. Cada letra es pronunciada, una tras otra, sobre la misma base que la fonética del alfabeto. Cuando las escribimos, en principio, tenemos que poner un punto después de cada letra, pero se hace cada vez menos, como si, de hecho, la sigla se convirtiera en una palabra en sí misma.

En el campo del léxico, en relación con el francés comercial, se encuentran pues: PDG (Président Directeur Général), un trabajo en CDI (Contrat à Durée Indéterminée) o CDD (Contrat à Durée Déterminée), el SMIC (Salaire Minimum Interprofessionnel de Croissance), DRH (Directeur des Ressources Humaines), etc.

Pero esta locura de las siglas, incluso se ha extendido a los nombres propios: la ministra de Relaciones Exteriores de Sarkozy, que ha tenido que dimitir en febrero pasado, se llama Michèle Alliot-Marie: ¡demasiado largo! todos la llaman pues MAM. Lo mismo ocurre con el ex presidente de la República, VGE, Valéry Giscard d’Estaing, o de ahora en adelante el mundialmente famoso, Dominique Strauss-Kahn,¡ DSK!

A veces la abreviatura se hace por el acortamiento del principio o del final de la palabra. En la mayoría de los casos, se eliminan las últimas sílabas de la palabra (apócope): compta por comptabilité, bac por baccalauréat, bon app por bon appétit, la pub por la publicité, à plus por à plus tard, aprem por après-midi, etc. A veces, se eliminan las primeras sílabas (aféresis) en el lenguaje hablado y relajado: bonsoir se convierte en ‘soir, américain en ricain, etc.

En nuestros cursos de francés para empresas¡también se aprende esto!

Eso es todo por este año. Seguimos trabajando en julio, ¡pero el blog se va de vacaciones!

¡Buen verano a todas y a todos!

Etiquetas: , , ,

El conector de la consecuencia « aussi »

Aussi es una de las primeras palabras que el alumno encuentra y memoriza durante la clase de francés:

– J’aime la musique reggae, et toi?
– Moi aussi.

Pero aussi tiene otro significado que la inmensa mayoría de los estudiantes ignora: es un conector lógico que introduce la consecuencia:

Il avait manqué son train, aussi il est arrivé en retard (ou: il avait manqué son train, aussi est-il arrivé en retard).

Este conector pertenece al registro de la lengua formal y por tanto es poco utilizado en la forma oral.

El problema es que el significado de aussi difiere según su sitio en la frase: situado después del verbo, es un sinónimo de également; al inicio de la frase, significa par conséquent, donc.

J’ai aussi été au supermarché = j’ai été aussi au supermarché = j’ai été au supermarché aussi.

Pero:

Aussi j’ai été au supermarché.

Un error de los hispanohablantes y de los catalanohablantes es imitar la sintaxis de su lengua. También y també se traducen por aussi y pueden estar colocados en cualquier lugar de la frase; sin embargo es frecuente que estén situados al inicio. El estudiante que traducirá literalmente tenderá a comenzar su frase por aussi sin darse cuenta que el significado cambia entonces. ¡Estad atentos pues en el momento de utilizar aussi!

En nuestros cursos de francés para empresas¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , , ,

El código de vestimenta en el trabajo

En Francia como en España, todo el mundo se viste como cree conveniente. En el trabajo, la jurisprudencia (en 1998), ha dado libertad al empleado de vestirse como crea conveniente. Sin embargo, los códigos de vestimenta que corresponden a la cultura de la empresa, a veces restringen esta libertad. El Código de Trabajo estipula que el empresario puede, si lo justifica con una buena razón, rehusar que trabajéis vestidos según vuestros gustos.

Los códigos de vestimenta varían según el sector. En el mundo de la publicidad y la cultura, vestir según la moda es lo más habitual. Los informáticos, los maestros y responsables administrativos de las PYMES, por ejemplo, prefieren vestir de forma desenfadada: suéter, camisa sin corbata, pantalones o vaqueros. En las áreas de finanzas, seguros, etc. el modo de vestir es más serio: traje oscuro, camisa azul o blanca y traje chaqueta para las mujeres.

El código de vestimenta también varía según el cargo: cuanto más alto está en la jerarquía corporativa, el modo de vestir es más serio y clásico.

En general, código de vestimenta, distancia jerárquica y el tuteo (o tratamiento de usted) están relacionados: si la manera de vestir es formal, el tratamiento de usted se aplicará y la larga distancia jerárquica (se dice que la distancia jerárquica es larga cuando los superiores son de difícil acceso y que los subordinados toman pocas iniciativas).

La dificultad, como siempre en lo intercultural, es que los códigos de vestimenta de la empresa a menudo están implícitos!

En nuestros cursos de francés para empresas¡también se aprende esto!

Etiquetas: ,

La disposición de los espacios de trabajo en Francia

La influencia anglosajona en la materia es clara: muchas empresas organizan sus despachos en espacios abiertos (los famosos open spaces). Esto les permite ahorrar metros cuadrados facilitando el trabajo en equipo y la rápida capacidad de respuesta. A veces ocurre lo contrario: los intercambios se reducen al mínimo para no molestar. Esto también puede generar estrés a los empleados. El best-seller L’open space m’a tuer, publicado hace dos años, es una crítica mordaz y divertida de este tipo de gestión de despachos.

La disposición del espacio de trabajo “a la francesa” tiene todavía una larga vida por delante. Quizás aún más que en otros lugares, los franceses están ligados a su espacio de trabajo y algunos, incluso, han hablado de “lógica patrimonial”. En resumen, al igual que el francés medio quiere tener su propia casa, perfectamente delimitada por una barrera o una valla, también le gustaría tener un despacho individual que le diera un mínimo de privacidad, lo que no permite precisamente el open space.

Pero en Francia, el espacio de trabajo también es, tradicionalmente, un lugar de intercambio social (socialización marcada por rituales como el café por la mañana, la pausa para comer, etc.); el espacio personal no debe aislar demasiado al trabajador: se debe encontrar un compromiso, lo que no es fácil. Las empresas eligen, por ejemplo, dividir sus open spaces y alternar grandes mesas en forma de cinta con capacidad para cincuenta personas, las “Lovebench”, con zonas aisladas, las “Lovebox”.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: