Voilangue

El enchufe en la empresa en Francia

En Francia, como en todas las partes del mundo, es posible entrar en una empresa por “piston” (enchufe). La imagen habla por sí sola: obtenéis un empleo gracias a una ayuda que, como el pistón, os alza de alguna manera para distinguiros mejor del lote de candidatos. Pero hablar de enchufe es peyorativo: se habla únicamente cuando una persona no es buena en su trabajo, hecho notoriamente conocido pero que se queda en su lugar de trabajo. Actualmente, enchufar consiste en dar indebidamente ventajas a una persona.

Siempre se entra mejor en una empresa si se conoce a alguien que trabaja en ella y que os recomienda. Es tan cierto que dos tercios de los ejecutivos encuentran un empleo por este medio. Según un estudio reciente de Monster, más de la mitad de los asalariados franceses consultados (57%) consideran que es el medio más eficaz para encontrar un trabajo. Pero se prefiere hablar en este caso de “boca en boca“, de “relaciones” o mejor, actualmente, de “red“. ¡Lo que pasa es que la diferencia entre las “relaciones” y el enchufe es a veces tenue!

El enchufe puede revestir una forma particular: un empleado que obtiene un ascenso dentro de una empresa gracias a sus relaciones sentimentales con su superior jerárquico, eso se llama ¡”la promotion canapé”, es decir, la promoción de la cama!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas:

Los medios de transporte para ir al trabajo en Francia

¿Cómo se va al trabajo en Francia? Eso depende, claro está, de la aglomeración. En el campo o en las zonas no tan bien comunicadas por el transporte público, los franceses utilizan, evidentemente, su medio de locomoción personal, es decir, el coche. El uso de la moto tiende a desarrollarse pero continúa siendo minoritario: el clima no es siempre clemente en Francia, especialmente en la mitad norte.

Pero, si es posible, los franceses utilizan los medios de transporte público (tren, bus, tranvía), que son muy eficientes y para los cuales el Estado y las colectividades locales hacen grandes inversiones desde hace decenios (la calidad de la red de los transportes públicos es, por cierto, mencionada regularmente por los inversionistas extranjeros para motivar su elección de implantarse en Francia).

Además la circulación de los medios de transporte privado ha sido severamente limitada estos últimos años en las zonas urbanas (ver por ejemplo, en París, la reducción del número de vías y de zonas de estacionamiento) y todo indica que eso irá en aumento.

Un dispositivo legal da soporte, de una manera quizás más convincente si cabe, a los franceses a dejar su coche en el garaje: el empresario está obligado a pagar el 50% del coste de los títulos de abono de transporte entre el domicilio y el puesto de trabajo del asalariado. Este dispositivo, en un principio limitado a la región Île-de-France, ha sido extendido al conjunto del territorio en el 2009. En estas condiciones, la tarjeta Navigo para una zona (abono a los transportes parisinos) sólo cuesta actualmente 28,30 € por mes.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!


Etiquetas: , ,