Uso de los conectores en francés

Même si, pourtant, du coup, quand même, donc, certes, orlos francófonos siembran de una forma natural sus conversaciones con un número impresionante de conectores lógicos (VER ver nuestra Sección CONECTORES). Otras lenguas eligen omitirlos claramente o al menos no hacen tal uso, que puede parecer abusivo. Quizás esto es todavía una herencia del pensamiento de Descartes del cual la frase más célebre, como por casualidad, es “Je pense donc je suis”.

Todos los argumentos de un razonamiento se encadenan los unos con los otros por una relación de causa y efecto, de oposición, de concesión, de objetivo. Para los francófonos, expresar casi sistemáticamente todas estas relaciones por un conector obliga al locutor a un pensamiento metódico y permite al oyente seguir mejor el razonamiento del otro.

Ciertos conectores permiten anunciar con antelación el camino seguido por su pensamiento y crean expectativas en el oyente. Es, por ejemplo, el caso de certes, que requiere 3 etapas:

1. Certes + anuncio de una afirmación
2. Mais + objeción a esta afirmación
3. Donc + consecuencia de esta objeción

Empezando una frase por certes, anunciáis automáticamente las etapas 2 y 3 y vuestro interlocutor querrá saber necesariamente dónde queréis llegar. Con un francófono, intentad utilizar certes omitiendo las dos últimas etapas y esperad. Inmediatamente veréis la cara de sorpresa mezclada de incomprensión de vuestro interlocutor: ¡espera la continuación!

Cuanto más el discurso se define como demostrativo y formal (presentación de proyectos, análisis de resultados, etc.), más los conectores son proporcionalmente numerosos. Saber utilizar bien los conectores mejora sensiblemente vuestra comunicación con los francófonos.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.