Cómo hablar bien francés utilizando la negación

¿Los franceses siempre ven el vaso medio vacío (en lugar de verlo medio lleno)? De todos modos, lo que es cierto es que se expresan muy a menudo con la negación. ¡Y no solamente en el ámbito profesional!

Así pues pensad: en lugar de “c’est bon marché” que los estudiantes de francés lengua extranjera siempre utilizan, ellos dicen: “c’est pas cher!”. Y sin embargo, “c’est bon marché” es perfectamente correcto. ¿Por qué entonces: “c’est pas cher”? ¡Es un misterio!

Sobre el mismo modelo, escucharéis: “c’est pas possible”, “c’est pas vrai” por “c’est incoyable”, “c’est pas bon” por “c’est incorrect”, “c’est pas grave” para tranquilizar a alguien y decirle que no se preocupe, “c’est pas dans mon budget” por “c’est trop cher pour moi”, “il est pas grand” en lugar de “il est petit”, o “c’est pas joli” cuando se podría decir “c’est laid”, pero se les oye decir “c’est moche”. Del mismo modo, cuando las temperaturas son frescas, incluso frías, “il fait froid” sería demasiado simple. No, deberéis decir como ellos: “il fait pas chaud!”. Esta manía de expresarse con la negación les empuja incluso a veces al paroxismo y a pronunciar frases como “ce n’est pas inexact!”.

Para vosotros que aprendéis el francés, esto puede ser una ventaja: en lugar de memorizar las parejas antónimas del léxico, podéis estar satisfechos de recordar una versión y utilizad la negación cuando sea necesario. Ce n’est pas compliqué!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: ,

¿Cuáles son los horarios laborales en la empresa francesa?

¡Cuántas veces los trabajadores de una filial francesa en España se han quedado sorprendidos a la hora de telefonear a la sede en Francia! A las 18h a veces antes, la llamada sonaba para las paredes: ¡todos se habían ido! ¿Qué? Mientras que en España es frecuente que los empleados acaben el trabajo hacia las 20h, ¿cómo es posible que estos franceses ya hayan tomado el portante a las 18h?

Esto es porque los horarios laborales, en Francia, son radicalmente diferentes. Y si la ley sobre las 35h ha reducido, efectivamente, la jornada laboral, ésta no ha cambiado, fundamentalmente, las cosas en relación con las 40h semanales de antes: cuando se han hecho las horas, se haya acabado o no el trabajo, se marcha y, de todas formas, si se sigue, entonces, automáticamente, se pagan las horas extras. ¡Gran diferencia entre Francia y España!

Claro está que hay que matizar. Mientras que la jornada típica de un trabajador empieza a las 8h para acabar hacia las 17h (con 1h de pausa, aproximadamente, para almorzar), los ejecutivos llegan más bien hacia las 9h y a menudo no se van hasta las 20h (sin que, obligatoriamente, estas horas extras estén pagadas).

Esta manera de concentrar el esfuerzo en un lapso de tiempo reducido es típicamente francesa. Piensen que, por ejemplo, la jornada escolar de los niños, que se benefician de dos semanas de vacaciones cada mes y medio, es larga y cargada. ¿Qué hay que hacer, entonces, para ser productivos en estas condiciones? Los franceses os contestaran con orgullo que su índice de productividad es uno de los más elevados del mundo: es verdad, ¡hay que compensar!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: ,