Cómo redactar un contrato comercial con una empresa francesa

La firma de un contrato comercial con una empresa francesa puede dejar a más de uno dubitativo. Dicho contrato a menudo se reduce a algunas páginas, hasta para contratos técnicos y complicados. El caso es que los franceses no son cartesianos para nada y que, como inventores del Código Civil, éste les corresponde perfectamente. Más que tratar de prever todas las situaciones conflictivas que pueden nacer del contrato, prefieren redactar grandes reglas a las cuales se remitirán en caso de litigio.

A principios del siglo XIX, el Código Civil marcó los espíritus por su novedad y su originalidad: por primera vez, ya en algunas centenas de artículos, se pretendía regular una sociedad. De la “Vieja Europa” al “Nuevo Mundo”, este esfuerzo de síntesis legislativo a menudo ha sido imitado. El “estilo Código Civil” (ver el famoso “Todo condenado a muerte tendrá la cabeza cortada”), su perención y su sequedad, también produjeron la admiración de muchos y particularmente de un buen número de escritores.

Esta concepción del derecho distingue fundamentalmente a los franceses de los anglosajones, ellos redactan con más facilidad contratos largos en los cuales todas las situaciones conflictivas están contempladas de manera exhaustiva.

En este ámbito como en otros, la influencia anglosajona, sin embargo, se hace sentir cada vez más. En Francia, hoy, de la misma manera que el número de leyes votadas en el Parlamento Nacional se multiplican, los contratos comerciales tienden a que se les dé cuerpo y no es raro firmar un contrato tan espeso como una guía telefónica.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , ,

Cómo relacionarse en la empresa francesa

¿Conoces la serie televisiva española Camera café, que nos muestra las conversaciones entre compañeros de trabajo delante de la máquina de café de una gran empresa? Probablemente. Pues bien, no es por casualidad si esta serie de tele española es una adaptación de Caméra café versión francesa: ir a la máquina de café es para muchos empleados y ejecutivos uno de los primeros actos del día. Después de haber saludado a todo el mundo (ver nuestro apunte de hace un mes), ¡se empieza pues el trabajo con un poco de distensión y de relaciones sociales!

Además, en Francia no tenemos la costumbre de salir del trabajo, hacia las 10/11h, para tomar un café y un pequeño bocadillo en el bar de al lado. Durante todo el día, la máquina de café es pues, prácticamente, el único punto de encuentro para todos los trabajadores.

Delante de la máquina de café se discute de todo: del tiempo, de las novedades, de los rumores… pero, a veces, entre los responsables de departamento, también se toman decisiones de consecuencias relevantes (como por ejemplo el traslado de un empleado a otro servicio o la resolución de un contencioso con un cliente). ¡Esta reunión informal tiene pues mucha importancia!

Más allá de la caricatura y de lo grotesco propio de la serie, puede ser instructivo ver los episodios de la versión francesa: verás que a menudo difieren de la versión española, simplemente porque los hábitos de una empresa en un país y en el otro no son los mismos.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , ,