¿Qué hacer durante las fiestas navideñas en la empresa francesa?

He aquí las fiestas navideñas que se acercan: ¿qué sucede de especial en la empresa francesa en este período?

A riesgo de decepcionaros: ¡no gran cosa! No esperéis, por ejemplo, iros un día del trabajo con vuestra cesta de Navidad, como es a menudo la costumbre en España. ¿Pero, al menos, se va al restaurante? ¡Pues no! Es inútil, pues, estresaros, si, de forma particular, queréis reservar una mesa en el restaurante en esta época del año: podéis estar seguros que esto no será un trajín.

¿Y el amigo invisible? me diréis. Tan invisible, en Francia, ¡que no existe! No es en absoluto la costumbre ofrecer un pequeño regalo a sus compañeros de trabajo, de una manera “invisible” o no. Hace algunos años, un francés llegado recientemente a España me preguntaba de una forma abrupta, mientras se preparaba el amigo invisible en su departamento: “¿Qué es esta historia?”. ¿Qué tipo de regalos? ¿Cómo saber cuáles son los gustos de un casi desconocido? ¿Finalmente se revela el nombre del “amigo invisible?”, etc. Su recelo era del todo visible…

¿Por qué hay entonces tan poca actividad en la empresa francesa por las fiestas navideñas? Es que Navidad es esencialmente una fiesta familiar i la cena de Fin de Año está reservada para los amigos. Más allá de estas dos fiestas, ¡el resto no existe! es decir, la empresa i los compañeros del trabajo.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

¡Felices fiestas a todos!

Etiquetas: , , ,

Como saludarse en la empresa quebequesa

Saludar a los compañeros de trabajo estrechándose la mano: ¡en Francia, sí! Pero no en todos los sitios de habla francófona. Si trabajáis o vais de viaje de negocios a Quebec, este saludo no será de rigor. Mejor aun: se evita. Desde luego puede pasar que dos quebequeses se den la mano. Entonces podréis deducir que son amigos cercanos. Sino, el apretón de manos casi siempre contiene una fuerte carga ceremonial.

Esto puede ocurrir para formalizar una transacción. En vuestro primer día en el trabajo o en la firma de un contrato, un apretón de manos sellará el acuerdo definitivo. Esto es igualmente frecuente en el primer encuentro. ¡Atención! ¡Sólo en el primer encuentro! La importancia de esta presentación mutua y oficial obliga, en cierto modo, a los dos interlocutores a esta cortesía ¡y que eso no se convierta después en una costumbre!

En Quebec, estáis en América del Norte, no lo olvidéis. Se toca bastante menos que en los países mediterráneos. Además, el apretón de manos matinal, sistemático y repetitivo, es visto como una pérdida de tiempo. ¿Qué hacer entonces? Haced precisamente lo que hay que evitar en Francia: saludad simplemente de lejos lanzando un “¡Buenos días!”

¡Nada fácil hablar una lengua!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , ,

Cómo hablar bien francés utilizando la negación

¿Los franceses siempre ven el vaso medio vacío (en lugar de verlo medio lleno)? De todos modos, lo que es cierto es que se expresan muy a menudo con la negación. ¡Y no solamente en el ámbito profesional!

Así pues pensad: en lugar de “c’est bon marché” que los estudiantes de francés lengua extranjera siempre utilizan, ellos dicen: “c’est pas cher!”. Y sin embargo, “c’est bon marché” es perfectamente correcto. ¿Por qué entonces: “c’est pas cher”? ¡Es un misterio!

Sobre el mismo modelo, escucharéis: “c’est pas possible”, “c’est pas vrai” por “c’est incoyable”, “c’est pas bon” por “c’est incorrect”, “c’est pas grave” para tranquilizar a alguien y decirle que no se preocupe, “c’est pas dans mon budget” por “c’est trop cher pour moi”, “il est pas grand” en lugar de “il est petit”, o “c’est pas joli” cuando se podría decir “c’est laid”, pero se les oye decir “c’est moche”. Del mismo modo, cuando las temperaturas son frescas, incluso frías, “il fait froid” sería demasiado simple. No, deberéis decir como ellos: “il fait pas chaud!”. Esta manía de expresarse con la negación les empuja incluso a veces al paroxismo y a pronunciar frases como “ce n’est pas inexact!”.

Para vosotros que aprendéis el francés, esto puede ser una ventaja: en lugar de memorizar las parejas antónimas del léxico, podéis estar satisfechos de recordar una versión y utilizad la negación cuando sea necesario. Ce n’est pas compliqué!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: ,

¿Cuáles son los horarios laborales en la empresa francesa?

¡Cuántas veces los trabajadores de una filial francesa en España se han quedado sorprendidos a la hora de telefonear a la sede en Francia! A las 18h a veces antes, la llamada sonaba para las paredes: ¡todos se habían ido! ¿Qué? Mientras que en España es frecuente que los empleados acaben el trabajo hacia las 20h, ¿cómo es posible que estos franceses ya hayan tomado el portante a las 18h?

Esto es porque los horarios laborales, en Francia, son radicalmente diferentes. Y si la ley sobre las 35h ha reducido, efectivamente, la jornada laboral, ésta no ha cambiado, fundamentalmente, las cosas en relación con las 40h semanales de antes: cuando se han hecho las horas, se haya acabado o no el trabajo, se marcha y, de todas formas, si se sigue, entonces, automáticamente, se pagan las horas extras. ¡Gran diferencia entre Francia y España!

Claro está que hay que matizar. Mientras que la jornada típica de un trabajador empieza a las 8h para acabar hacia las 17h (con 1h de pausa, aproximadamente, para almorzar), los ejecutivos llegan más bien hacia las 9h y a menudo no se van hasta las 20h (sin que, obligatoriamente, estas horas extras estén pagadas).

Esta manera de concentrar el esfuerzo en un lapso de tiempo reducido es típicamente francesa. Piensen que, por ejemplo, la jornada escolar de los niños, que se benefician de dos semanas de vacaciones cada mes y medio, es larga y cargada. ¿Qué hay que hacer, entonces, para ser productivos en estas condiciones? Los franceses os contestaran con orgullo que su índice de productividad es uno de los más elevados del mundo: es verdad, ¡hay que compensar!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: ,

Cómo redactar un contrato comercial con una empresa francesa

La firma de un contrato comercial con una empresa francesa puede dejar a más de uno dubitativo. Dicho contrato a menudo se reduce a algunas páginas, hasta para contratos técnicos y complicados. El caso es que los franceses no son cartesianos para nada y que, como inventores del Código Civil, éste les corresponde perfectamente. Más que tratar de prever todas las situaciones conflictivas que pueden nacer del contrato, prefieren redactar grandes reglas a las cuales se remitirán en caso de litigio.

A principios del siglo XIX, el Código Civil marcó los espíritus por su novedad y su originalidad: por primera vez, ya en algunas centenas de artículos, se pretendía regular una sociedad. De la “Vieja Europa” al “Nuevo Mundo”, este esfuerzo de síntesis legislativo a menudo ha sido imitado. El “estilo Código Civil” (ver el famoso “Todo condenado a muerte tendrá la cabeza cortada”), su perención y su sequedad, también produjeron la admiración de muchos y particularmente de un buen número de escritores.

Esta concepción del derecho distingue fundamentalmente a los franceses de los anglosajones, ellos redactan con más facilidad contratos largos en los cuales todas las situaciones conflictivas están contempladas de manera exhaustiva.

En este ámbito como en otros, la influencia anglosajona, sin embargo, se hace sentir cada vez más. En Francia, hoy, de la misma manera que el número de leyes votadas en el Parlamento Nacional se multiplican, los contratos comerciales tienden a que se les dé cuerpo y no es raro firmar un contrato tan espeso como una guía telefónica.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , ,

Cómo relacionarse en la empresa francesa

¿Conoces la serie televisiva española Camera café, que nos muestra las conversaciones entre compañeros de trabajo delante de la máquina de café de una gran empresa? Probablemente. Pues bien, no es por casualidad si esta serie de tele española es una adaptación de Caméra café versión francesa: ir a la máquina de café es para muchos empleados y ejecutivos uno de los primeros actos del día. Después de haber saludado a todo el mundo (ver nuestro apunte de hace un mes), ¡se empieza pues el trabajo con un poco de distensión y de relaciones sociales!

Además, en Francia no tenemos la costumbre de salir del trabajo, hacia las 10/11h, para tomar un café y un pequeño bocadillo en el bar de al lado. Durante todo el día, la máquina de café es pues, prácticamente, el único punto de encuentro para todos los trabajadores.

Delante de la máquina de café se discute de todo: del tiempo, de las novedades, de los rumores… pero, a veces, entre los responsables de departamento, también se toman decisiones de consecuencias relevantes (como por ejemplo el traslado de un empleado a otro servicio o la resolución de un contencioso con un cliente). ¡Esta reunión informal tiene pues mucha importancia!

Más allá de la caricatura y de lo grotesco propio de la serie, puede ser instructivo ver los episodios de la versión francesa: verás que a menudo difieren de la versión española, simplemente porque los hábitos de una empresa en un país y en el otro no son los mismos.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , ,

Cuándo utilizar el tuteo en la empresa francesa

En Francia, el uso del tuteo y del tratamiento de usted ha evolucionado mucho durante los últimos 20 años. Antiguamente, el estaba reservado a la familia y a los amigos íntimos. La expresión “être à tu et à toi avec quelqu’un”(“estar de tú a tú”) que significa ser íntimo, muestra bien hasta qué punto el uso del era la propia marca de familiaridad.

Si algunas profesiones o categorías sociales (los profesores o los obreros entre ellos, por ejemplo) siempre han preferido el tuteo, el resto de la población utilizaba el usted. Emplear el indebidamente os exponía en seguida a un mordaz “On n’a pas élevé les cochons ensemble!”, queriendo decir que uno no se tomase tantas confianzas.

Actualmente, se tutea con más facilidad, incluido en el seno de la empresa. Entre compañeros de trabajo, el tuteo es requisito indispensable y no doblegarse significa que se os calificará, como mínimo, de distante si no de raro. Sin embargo, en Francia, el uso del no se asemeja al de los hispanohablantes o los catalanohablantes: en toda situación de relación jerárquica (responsable de un servicio/empleado, proveedor/cliente, anciano/joven, etc.) el tratamiento de usted continúa utilizándose.

Eso no significa que sea imposible pasar al pero este paso, como es el caso desde siempre, se ritualiza. La persona jerárquicamente superior (responsable, proveedor, anciano, etc.) podrá proponer a su interlocutor: “¿Podemos tutearnos, no?”. Después de la aceptación (¡difícilmente se puede hacer otra cosa!) las dos personas pasarán definitivamente al tuteo.

Será interesante, dentro de unos años, volver a hablar del uso del y del usted, ya que si el tratamiento de usted no está todavía en vías de extinción, su campo de aplicación tiende indiscutiblemente a disminuir.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , ,

Cómo saludarse en la empresa francesa

Comenzamos este blog dedicado a las costumbres en la empresa francesa por el principio, es decir: ¡el apretón de manos por la mañana! Antes que nada, a vuestra llegada al trabajo, antes de instalaros en vuestro despacho, de organizar vuestra jornada, de leer vuestros mails, es absolutamente imperativo saludar vuestros compañeros de trabajo. ¡Nada más normal! me diréis, se hace lo mismo en todos los países. Sí y no.

Primero, este saludo matinal no está destinado solamente a vuestros colaboradores más próximos: no es extraño ver una persona pasar de departamento en departamento para estrechar la mano de cada uno y preguntar por las novedades. Algunos extranjeros, algunas veces, están sorprendidos por la “pérdida de tiempo” con estos saludos diarios.

Este saludo se manifiesta en Francia casi exclusivamente por el apretón de manos. No saludéis un compañero haciendo una seña con la mano o peor, sin hacer ningún gesto, lanzar un simple “¡Buenos días Bernard!”: esto estaría mal visto o más bien se interpretaría como una marca de frialdad y de distancia. El apretón de manos es tan obligatorio que un español que trabajó en Francia observó con acierto que si, en el preciso instante en que alguien viene a saludaros, estáis atareados y con las manos ocupadas o sucias, deberíais presentar el codo o el antebrazo. Vuestro interlocutor tomará de forma natural la parte de brazo que le habréis extendido.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , ,