Los horarios laborales en Francia

¡Cuántas veces los trabajadores de una filial francesa en España se han quedado sorprendidos a la hora de telefonear a la sede en Francia! A las 18h a veces antes, la llamada sonaba para las paredes: ¡todos se habían ido! ¿Qué? Mientras que en España es frecuente que los empleados acaben el trabajo hacia las 20h, ¿cómo es posible que estos franceses ya hayan tomado el portante a las 18h?

Esto es porque los horarios laborales, en Francia, son radicalmente diferentes. Y si la ley sobre las 35h ha reducido, efectivamente, la jornada laboral, ésta no ha cambiado, fundamentalmente, las cosas en relación con las 40h semanales de antes: cuando se han hecho las horas, se haya acabado o no el trabajo, se marcha y, de todas formas, si se sigue, entonces, automáticamente, se pagan las horas extras. ¡Gran diferencia entre Francia y España!

Claro está que hay que matizar. Mientras que la jornada típica de un trabajador empieza a las 8h para acabar hacia las 17h (con 1h de pausa, aproximadamente, para almorzar), los ejecutivos llegan más bien hacia las 9h y a menudo no se van hasta las 20h (sin que, obligatoriamente, estas horas extras estén pagadas).

Esta manera de concentrar el esfuerzo en un lapso de tiempo reducido es típicamente francesa. Piensen que, por ejemplo, la jornada escolar de los niños, que se benefician de dos semanas de vacaciones cada mes y medio, es larga y cargada. ¿Qué hay que hacer, entonces, para ser productivos en estas condiciones? Los franceses os contestaran con orgullo que su índice de productividad es uno de los más elevados del mundo: es verdad, ¡hay que compensar!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas:

Hablar de dinero en Francia

En Francia, ciertos asuntos se abordan lo menos posible; para ser sinceros, son tabú: es el caso del dinero. Dejando aparte las generalidades del uso de la cuestión, los franceses nunca hablan de dinero, y especialmente de su dinero.

Incluso entre amigos o en familia, sólo nos queda imaginar, suponer o deducir el salario de una persona en función de su nivel de vida. Es inimaginable que se pueda preguntar directamente a alguien cuáles son sus ingresos, ni que una persona nos anuncie, de la manera más natural del mundo, cuánto gana al mes. Tanto en un caso como en otro, es el colmo de la vulgaridad y del mal gusto. Y siempre es un tema que queda “desplazado”. Los franceses, en esto, son muy diferentes de otros pueblos (los norteamericanos, por ejemplo).

¿Por qué hay tanta discreción sobre este tema? El motivo es que para ellos el dinero es a menudo algo sucio. La riqueza es, por cierto, sospechosa, los “signos externos de riqueza” a menudo están menospreciados o son motivo de burla.

En el trabajo, por regla general, ocurre lo mismo. No sabréis el salario de vuestros compañeros; por cierto, nunca hablaréis de esto con ellos. Como máximo, supondréis, en función de su antigüedad, de su puesto de trabajo, de sus calificaciones, que Fulanito gana aproximadamente tantos euros al mes. Este cálculo, para “situar” al otro, se hace casi de forma inconsciente y automática. Todo el mundo está acostumbrado a esto, todos lo hacen, de tal forma que esto no molesta a nadie.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , ,

Cómo certificar su experiencia laboral en Francia

Muchos empleados han aprendido su oficio en el puesto trabajo y, por lo tanto, no son titulares de ningún certificado de estudios. Esto les impide, sobre todo, reanudar una formación relacionada con su sector de actividad. En Francia, desde 1984, es posible obtener la totalidad o parte de una certificación (diploma, título profesional o certificado de aptitud profesional) sobre la base de una experiencia profesional. Durante mucho tiempo, pocos empleados lo han utilizado. Pero desde la nueva versión de la disposición del 2002 – “Validation des acquis de l’expérience”: Validación de los conocimientos adquiridos por la experiencia – este procedimiento se ha vuelto popular.

Está abierto a los empleados, trabajadores independientes y voluntarios; puede dar lugar al reconocimiento directo de la diplomatura solicitada por el candidato, al reconocimiento de la diplomatura bajo condiciones, o la admisión del candidato para cursar estudios conducentes a la obtención del título deseado. Todas las certificaciones no están todavía disponibles, pero deberían de estarlo a la larga. La experiencia de la cual es objeto la validación de los conocimientos adquiridos por la experiencia (VAE) debe tener una duración de un mínimo de tres años.

La VAE tiene varias ventajas, tanto para el empleado como para la empresa. Es un medio de reconocimiento oficial de las competencias adquiridas mediante la experiencia laboral, personal, asociativo, es también un sistema para reducir los tiempos y los costes de la formación.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , ,

El derecho a la desconexión en Francia

Hay innumerables asalariados –esencialmente con responsabilidades- que consultan sus mails profesionales por la noche, el domingo o durante las vacaciones para no estar desbordados cuando regresan a su trabajo. A partir del 1 de enero, la nueva ley laboral votada el año anterior, obliga a las empresas de más de 50 trabajadores a entrar en negociaciones para asegurar el cumplimiento de los períodos de descanso y vacaciones, así como la vida personal y familiar del trabajador. El empleado tiene un nuevo derecho, el derecho a la desconexión, es decir, el derecho a no responder a sus correos o mensajes profesionales fuera de las horas de trabajo.

Derecho a la desconexiónHasta el momento, hay que reconocer que, en este sentido, las cartas de buenas prácticas llevadas a cabo por los grupos principales, apenas han sido eficaces. Pero fijar arbitrariamente una parada de mails no sería la solución. El gobierno se ha limitado simplemente a votar un derecho al asalariado a la desconexión. La ley no establece ninguna obligación de acuerdo ni ningún plazo para negociar. La ausencia de sanción resultante ha llevado a algunos a decir que este derecho sólo será «virtual». A lo sumo, la empresa podrá decidir unilateralmente: el texto especifica que «a falta de acuerdo, el empresario define estos términos y los comunica por cualquier medio a los empleados de la empresa». De todos modos, para las empresas con menos de 50 empleados, nada cambia. Por lo tanto, el futuro dirá si esta legislación habrá sido objeto de seguimiento o no!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , ,

Las fiestas navideñas en la empresa francesa

He aquí las fiestas navideñas que se acercan: ¿qué sucede de especial en la empresa francesa en este período?

A riesgo de decepcionaros: ¡no gran cosa! No esperéis, por ejemplo, iros un día del trabajo con vuestra cesta de Navidad, como a menudo es la costumbre en España. ¿Pero, al menos, se va al restaurante? ¡Pues no! Es inútil, pues, estresaros si, de forma particular, queréis reservar una mesa en el restaurante en esta época del año, podéis estar seguros que esto no será un trajín.

¿Y el amigo invisible? me diréis. Tan invisible, en Francia, ¡que no existe! No es, en absoluto, la costumbre ofrecer un pequeño regalo a sus compañeros de trabajo, de una manera “invisible” o no. Hace algunos años, un francés llegado recientemente a España me preguntaba de una forma abrupta, mientras se preparaba el amigo invisible en su departamento: “¿Qué es esta historia?”. ¿Qué tipo de regalos se hacen? ¿Cómo saber cuáles son los gustos de un casi desconocido? ¿Finalmente se revela el nombre del “amigo invisible?”, etc. Su recelo era del todo visible…

¿Por qué hay entonces tan poca actividad en la empresa francesa por las fiestas navideñas? Es que Navidad es esencialmente una fiesta familiar i la cena de Fin de Año está reservada para los amigos. Más allá de estas dos fiestas, ¡el resto no existe! es decir, la empresa y los compañeros del trabajo.

¡Felices fiestas a todos!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: ,

Tiempo de descanso en el trabajo en Francia

En España, y más precisamente en Cataluña, la pausa en el trabajo a media mañana es un rito compartido por todo el mundo y del cual es difícil prescindir. Hacia las diez y media o las once, los despachos se vacían y los trabajadores se turnan, a menudo en pequeños grupos de 3-4, para encontrarse en el bar como de costumbre. Allí, toman un pequeño bocadillo o un croissant con una bebida caliente (café, café con leche, etc.). Esta pausa dura más o menos 20 minutos. Es el segundo desayuno del día: el primero, que se reduce a una simple bebida caliente, se toma generalmente en casa.

En Francia, no encontrará nada parecido. Por la misma razón que los franceses acaban relativamente pronto su jornada de trabajo (prefieren concentrar sus esfuerzos sobre un lapso de tiempo más corto, ver nuestro post), los franceses trabajan, en principio, de un tirón hasta la comida. Hay que decir también que esto les es más fácil: dado que su comida tendrá lugar entre el mediodía y las 13h (y no hacia las 14h como los españoles), se arriesgan menos a pasar hambre sin tomar un tentempié! En general, los franceses toman un desayuno consistente en casa, se marchan al trabajo, y esperan la hora del almuerzo para volver a comer.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , ,

El derecho a la formación en Francia

En Francia, desde el 1 de enero 2015, todos los asalariados y los desempleados se benefician del Compte Personnel de Formation (CPF). Esta cuenta se unirá a la persona a lo largo de su vida laboral. Los empleados pueden tener hasta 150h de formación en su CPF y podrá ampliarse, es decir, incrementarse más allá de este límite, con las horas ofrecidas por las empresas o los Organismes Paritaires Collecteurs Agréés (OPCA), encargados de financiar la formación de los asalariados.


Las empresas con más de 10 asalariados contribuyen a la financiación de la formación de los empleados mediante el pago a los OPCA de una contribución anual del 1% de su nómina. Para las otras empresas, la contribución se fija en el 0,55%.

Cada 2 años, los empleadores tienen que conseguir con cada uno de sus empleados una entrevista de trabajo para considerar sus perspectivas de desarrollo y las formaciones que podrían contribuir a ello. Cada 6 años, los empleadores deben realizar una recapitulación de la carrera profesional de sus asalariados. Ellos deben justificar que durante este período, han realizado con cada uno de ellos entrevistas laborales y que cada empleado ha asistido por lo menos a una formación y ha obtenido un aumento de salario o un cambio de trabajo. Si este no es el caso, los empleadores pueden ser sancionados. Por ejemplo, las empresas con más de 50 trabajadores se ven obligadas a aumentar la CPF de los trabajadores afectados con 100h si están a tiempo completo y con 130 horas si están a tiempo parcial.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , ,

En Francia, ¿un compañero de trabajo puede convertirse en amigo?

En Francia se evita, generalmente, mezclar la vida profesional y la vida privada: a menudo son dos mundos muy separados i conoceréis poco la vida privada de un compañero de trabajo. Quedar con sus colaboradores fuera del trabajo no es una costumbre: ni se cena ni se sale juntos, ¡y mucho menos se sale de vacaciones juntos! Como máximo, los franceses pueden tomar una copa saliendo del trabajo, pero es poco frecuente: tan pronto se ha acabado el trabajo, cada uno sólo tiene una idea en la cabeza: ¡irse a su casa!

Igualmente, la pareja no conoce, en principio, a los compañeros de trabajo del otro y, de todas maneras, ¡esto no le interesa para nada! Por otra parte, es la ocasión de deshacer un malentendido recurrente de los hispanohablantes: la palabra “collègue”, en francés, sólo designa a la persona con la cual trabajáis y no a un amigo. Ello no impide evidentemente que un compañero de trabajo se convierta en un amigo (aunque esto sea bastante inusual), pero uno no supone el otro.

Si queréis hacer amistad con un compañero de trabajo francés, esto necesitará tiempo. Invitándolo demasiado pronto a cenar a vuestra casa, corréis el riesgo de ponerlo en una situación incómoda: no sabrá cómo rechazar una invitación que, aun siendo amable, a sus ojos la verá como una invasión.

Quizás encontraréis distantes a los franceses con los que trabajáis pero no os lo toméis como algo personal: ¡es su manera de hacer!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , ,

El apretón de manos por la mañana en Francia

Antes que nada, a vuestra llegada al trabajo, antes de instalaros en vuestro despacho, de organizar vuestra jornada, de leer vuestros mails, es absolutamente imperativo saludar vuestros compañeros de trabajo. ¡Nada más normal! me diréis, se hace lo mismo en todos los países. Sí y no.

El apretón de manos en FranciaPrimero, este saludo matinal no está destinado solamente a vuestros colaboradores más próximos: no es extraño ver una persona pasar de departamento en departamento para estrechar la mano de cada uno y preguntar por las novedades. Algunos extranjeros, algunas veces, están sorprendidos por la “pérdida de tiempo” con estos saludos diarios.

Este saludo se manifiesta en Francia casi exclusivamente por el apretón de manos. No saludéis un compañero haciendo una seña con la mano o peor, sin hacer ningún gesto, lanzar un simple “¡Buenos días Bernard!”: esto estaría mal visto o más bien se interpretaría como una marca de frialdad y de distancia. El apretón de manos es tan obligatorio que un español que trabajó en Francia observó con acierto que si, en el preciso instante en que alguien viene a saludaros, estáis atareados y con las manos ocupadas o sucias, deberíais presentar el codo o el antebrazo. Vuestro interlocutor tomará de forma natural la parte de brazo que le habréis extendido.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , , ,

¿Cuándo tutear en francés?

En Francia, el uso del tuteo y del tratamiento de usted ha evolucionado mucho durante los últimos 20 años. Antiguamente, el estaba reservado a la familia y a los amigos íntimos. La expresión “être à tu et à toi avec quelqu’un”(“estar de tú a tú”) que significa ser íntimo, muestra bien hasta qué punto el uso del era la propia marca de familiaridad.

Tuteo en la empresa francesaSi algunas profesiones o categorías sociales (los profesores o los obreros entre ellos, por ejemplo) siempre han preferido el tuteo, el resto de la población utilizaba el usted. Emplear el indebidamente os exponía en seguida a un mordaz “On n’a pas élevé les cochons ensemble!”, queriendo decir que uno no se tomase tantas confianzas.

Actualmente, se tutea con más facilidad, incluido en el seno de la empresa. Entre compañeros de trabajo, el tuteo es requisito indispensable y no doblegarse significa que se os calificará, como mínimo, de distante sino de raro. Sin embargo, en Francia, el uso del no se asemeja al de los hispanohablantes: en toda situación de relación jerárquica (responsable de un servicio/empleado, proveedor/cliente, anciano/joven, etc.) el tratamiento de usted continúa utilizándose. Eso no significa que sea imposible pasar al pero este paso, como es el caso desde siempre, se ritualiza. La persona jerárquicamente superior (responsable, proveedor, anciano, etc.) podrá proponer a su interlocutor: “¿Podemos tutearnos, no?”. Después de la aceptación (¡difícilmente se puede hacer otra cosa!) las dos personas pasarán definitivamente al tuteo.

Será interesante, dentro de unos años, volver a hablar del uso del y del usted, ya que si el tratamiento de usted no está todavía en vías de extinción, su campo de aplicación tiende indiscutiblemente a disminuir.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , ,