Acento, ritmo y melodía en francés

En francés, al oral, hay un componente fundamental: la prosodia. ¿Qué es? Son las reglas de acento, ritmo, melodía, velocidad y pausas. Estas reglas pueden ser obligatorias, como ésta del acento final de grupo:

Je vais au cinéma demain soir.

o bien opcionales, como ésta otra con la entonación ascendente para la pregunta

Tu vas au cinéma demain soir ?

En un curso de francés lengua extranjera es básico estudiar y luego dominar mínimamente estas herramientas para poder comunicar eficazmente en francés.

Pero con demasiada frecuencia se olvida que esta misma prosodia nos permite expresar nuestros sentimientos. Gracias al ritmo, a la melodía, a las pausas, etc., transmitimos nuestras emociones a nuestro interlocutor. Cada idioma tiene moldes prosódicos dispuestos a ser utilizados. La misma frase tendrá múltiples significados dependiendo de si se pronunciará de una manera u otra. En general, los estudiantes de francés lengua extranjera sólo conocen dos patrones prosódicos: el de la afirmación y el de la pregunta.

Y sin embargo, ¡hay muchos otros! Hoy, a modo de sensibilización, os proponemos siete modelos prosódicos para expresar, en francés, siete emociones/sentimientos de base. He aquí siete maneras para decir: « Il va neiger demain. »

 

 

  1. Afirmación neutra
  2. Pregunta neutra
  3. Verificación (¿es eso? ¿lo he entendido bien?)
  4. Sorpresa (no lo sabía)
  5. Incredulidad, duda
  6. Insistencia frente al escepticismo (no me digas lo contrario)
  7. Pánico (¡mis geranios no van a aguantar!)

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , ,

La tradición del “Poisson d’avril” en Francia

El día 1 de abril, es costumbre en Francia preparar algunas bromas a costa de los amigos y miembros de la familia; consisten en hacerles creer alguna noticia falsa y aún mejor: imposible. Los medios de comunicación se pliegan a la tradición y todo el mundo intenta descubrir en los periódicos, la radio o la televisión, la información inventada del día. El 1 de abril es pues nuestro 28 de diciembre.

Cuando vuestra víctima se ha convencido finalmente de la falsa noticia, que habéis ideado especialmente para ella, es el momento de decirle “¡Poisson d’Avril!” para mostrarle así que ha sido demasiado ingenua creyéndoos.

Otra tradición es colgar el dibujo de un pez en la espalda de una persona, por supuesto sin que ella se dé cuenta, y dejar que se pasee el máximo tiempo posible adornada con este apéndice en la espalda.

Desgraciadamente, al igual que el Martes de Carnaval nadie va a trabajar disfrazado, no esperéis celebrar el 1 de abril en el trabajo. Aunque no esté prohibido, y un departamento, bajo la batuta de un colega gracioso, decide celebrar esta costumbre, es poco frecuente.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: ,

La familia lexical de la palabra « Affaire » (2)

Seguimos viendo las numerosas expresiones en torno a la palabra affaire. Cuando la palabra se usa en plural, casi siempre se refiere al comercio, a los negocios, a los contratos que vinculan una empresa con otra.

Nous faisons des affaires avec l’entreprise X depuis bientôt vingt ans (tenemos relaciones comerciales cliente-proveedor con la empresa X).

(Habrá que distinguir, por tanto, esta expresión de « faire affaire avec », ver nuestro precedente artículo).

Muy a menudo, el agente comercial debe hacer un « voyage pour affaires » o un « voyage d’affaires » para « parler affaires » (nótese la ausencia de artículo en la expresión), es decir, iniciar negociaciones. Para él, esta será una oportunidad para establecer o consolidar una « relation d’affaires ».

Le chiffre d’affaires (o CA) es la suma de las ventas de bienes o de servicios de una empresa en un ejercicio contable.

Les affaires también se refieren a cualquier cosa que concierne con el interés público: El Ministerio des affaires étrangères, les affaires de l’État, etc.

Por último, affaires en plural también significa los efectos personales; generalmente se introduce por un artículo posesivo:

Il n’aime pas prêter ses affaires (no le gusta prestar los objetos que le pertenecen).

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , , ,

La familia lexical de la palabra francesa « Affaire » (1)

Hay muchas expresiones acerca de la palabra affaire; todas ellas son muy comunes en el francés de uso cotidiano y… ¡en el français des affaires (francés de negocios)!

Cuando la palabra affaire se utiliza en singular, hay que distinguir primero entre « faire affaire avec » con « faire l’affaire » :

Nous avons finalement fait affaire avec la société X (finalmente hemos negociado y cerrado un acuerdo con la sociedad X).

Si vous n’avez pas d’agrafeuse, du scotch fera l’affaire (es decir, ya nos irá bien).

La locución « avoir affaire à » significa que habéis tenido una relación, un contacto con una persona para negociar, por ejemplo:

Pour négocier le renouvellement du contrat, j’ai eu affaire à l’adjoint du directeur financier.

Une affaire puede ser, dependiendo del contexto, una molestia, una situación delicada, incluso un escándalo (pensemos en l’affaire Dreyfus a finales del siglo XIX o en l’affaire Gürtel, por ejemplo) o una oportunidad (comprar un objeto por la mitad de su valor es pues une affaire). En caso de problemas, también podéis en faire votre affaire, es decir, os encargáis personalmente.

No os dejéis influenciar por el inglés, que utiliza la palabra francesa affaire para las relaciones extraconyugales: este no es el caso en absoluto en francés (se trataría más bien de una aventure, que, tenemos que admitir, es mucho más romántico…).

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , , ,

Los horarios laborales en Francia

¡Cuántas veces los trabajadores de una filial francesa en España se han quedado sorprendidos a la hora de telefonear a la sede en Francia! A las 18h a veces antes, la llamada sonaba para las paredes: ¡todos se habían ido! ¿Qué? Mientras que en España es frecuente que los empleados acaben el trabajo hacia las 20h, ¿cómo es posible que estos franceses ya hayan tomado el portante a las 18h?

Esto es porque los horarios laborales, en Francia, son radicalmente diferentes. Y si la ley sobre las 35h ha reducido, efectivamente, la jornada laboral, ésta no ha cambiado, fundamentalmente, las cosas en relación con las 40h semanales de antes: cuando se han hecho las horas, se haya acabado o no el trabajo, se marcha y, de todas formas, si se sigue, entonces, automáticamente, se pagan las horas extras. ¡Gran diferencia entre Francia y España!

Claro está que hay que matizar. Mientras que la jornada típica de un trabajador empieza a las 8h para acabar hacia las 17h (con 1h de pausa, aproximadamente, para almorzar), los ejecutivos llegan más bien hacia las 9h y a menudo no se van hasta las 20h (sin que, obligatoriamente, estas horas extras estén pagadas).

Esta manera de concentrar el esfuerzo en un lapso de tiempo reducido es típicamente francesa. Piensen que, por ejemplo, la jornada escolar de los niños, que se benefician de dos semanas de vacaciones cada mes y medio, es larga y cargada. ¿Qué hay que hacer, entonces, para ser productivos en estas condiciones? Los franceses os contestaran con orgullo que su índice de productividad es uno de los más elevados del mundo: es verdad, ¡hay que compensar!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas:

Hablar de dinero en Francia

En Francia, ciertos asuntos se abordan lo menos posible; para ser sinceros, son tabú: es el caso del dinero. Dejando aparte las generalidades del uso de la cuestión, los franceses nunca hablan de dinero, y especialmente de su dinero.

Incluso entre amigos o en familia, sólo nos queda imaginar, suponer o deducir el salario de una persona en función de su nivel de vida. Es inimaginable que se pueda preguntar directamente a alguien cuáles son sus ingresos, ni que una persona nos anuncie, de la manera más natural del mundo, cuánto gana al mes. Tanto en un caso como en otro, es el colmo de la vulgaridad y del mal gusto. Y siempre es un tema que queda “desplazado”. Los franceses, en esto, son muy diferentes de otros pueblos (los norteamericanos, por ejemplo).

¿Por qué hay tanta discreción sobre este tema? El motivo es que para ellos el dinero es a menudo algo sucio. La riqueza es, por cierto, sospechosa, los “signos externos de riqueza” a menudo están menospreciados o son motivo de burla.

En el trabajo, por regla general, ocurre lo mismo. No sabréis el salario de vuestros compañeros; por cierto, nunca hablaréis de esto con ellos. Como máximo, supondréis, en función de su antigüedad, de su puesto de trabajo, de sus calificaciones, que Fulanito gana aproximadamente tantos euros al mes. Este cálculo, para “situar” al otro, se hace casi de forma inconsciente y automática. Todo el mundo está acostumbrado a esto, todos lo hacen, de tal forma que esto no molesta a nadie.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , ,

Cómo certificar su experiencia laboral en Francia

Muchos empleados han aprendido su oficio en el puesto trabajo y, por lo tanto, no son titulares de ningún certificado de estudios. Esto les impide, sobre todo, reanudar una formación relacionada con su sector de actividad. En Francia, desde 1984, es posible obtener la totalidad o parte de una certificación (diploma, título profesional o certificado de aptitud profesional) sobre la base de una experiencia profesional. Durante mucho tiempo, pocos empleados lo han utilizado. Pero desde la nueva versión de la disposición del 2002 – “Validation des acquis de l’expérience”: Validación de los conocimientos adquiridos por la experiencia – este procedimiento se ha vuelto popular.

Está abierto a los empleados, trabajadores independientes y voluntarios; puede dar lugar al reconocimiento directo de la diplomatura solicitada por el candidato, al reconocimiento de la diplomatura bajo condiciones, o la admisión del candidato para cursar estudios conducentes a la obtención del título deseado. Todas las certificaciones no están todavía disponibles, pero deberían de estarlo a la larga. La experiencia de la cual es objeto la validación de los conocimientos adquiridos por la experiencia (VAE) debe tener una duración de un mínimo de tres años.

La VAE tiene varias ventajas, tanto para el empleado como para la empresa. Es un medio de reconocimiento oficial de las competencias adquiridas mediante la experiencia laboral, personal, asociativo, es también un sistema para reducir los tiempos y los costes de la formación.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , ,

El derecho a la desconexión en Francia

Hay innumerables asalariados –esencialmente con responsabilidades- que consultan sus mails profesionales por la noche, el domingo o durante las vacaciones para no estar desbordados cuando regresan a su trabajo. A partir del 1 de enero, la nueva ley laboral votada el año anterior, obliga a las empresas de más de 50 trabajadores a entrar en negociaciones para asegurar el cumplimiento de los períodos de descanso y vacaciones, así como la vida personal y familiar del trabajador. El empleado tiene un nuevo derecho, el derecho a la desconexión, es decir, el derecho a no responder a sus correos o mensajes profesionales fuera de las horas de trabajo.

Derecho a la desconexiónHasta el momento, hay que reconocer que, en este sentido, las cartas de buenas prácticas llevadas a cabo por los grupos principales, apenas han sido eficaces. Pero fijar arbitrariamente una parada de mails no sería la solución. El gobierno se ha limitado simplemente a votar un derecho al asalariado a la desconexión. La ley no establece ninguna obligación de acuerdo ni ningún plazo para negociar. La ausencia de sanción resultante ha llevado a algunos a decir que este derecho sólo será «virtual». A lo sumo, la empresa podrá decidir unilateralmente: el texto especifica que «a falta de acuerdo, el empresario define estos términos y los comunica por cualquier medio a los empleados de la empresa». De todos modos, para las empresas con menos de 50 empleados, nada cambia. Por lo tanto, el futuro dirá si esta legislación habrá sido objeto de seguimiento o no!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , ,

Las fiestas navideñas en la empresa francesa

He aquí las fiestas navideñas que se acercan: ¿qué sucede de especial en la empresa francesa en este período?

A riesgo de decepcionaros: ¡no gran cosa! No esperéis, por ejemplo, iros un día del trabajo con vuestra cesta de Navidad, como a menudo es la costumbre en España. ¿Pero, al menos, se va al restaurante? ¡Pues no! Es inútil, pues, estresaros si, de forma particular, queréis reservar una mesa en el restaurante en esta época del año, podéis estar seguros que esto no será un trajín.

¿Y el amigo invisible? me diréis. Tan invisible, en Francia, ¡que no existe! No es, en absoluto, la costumbre ofrecer un pequeño regalo a sus compañeros de trabajo, de una manera “invisible” o no. Hace algunos años, un francés llegado recientemente a España me preguntaba de una forma abrupta, mientras se preparaba el amigo invisible en su departamento: “¿Qué es esta historia?”. ¿Qué tipo de regalos se hacen? ¿Cómo saber cuáles son los gustos de un casi desconocido? ¿Finalmente se revela el nombre del “amigo invisible?”, etc. Su recelo era del todo visible…

¿Por qué hay entonces tan poca actividad en la empresa francesa por las fiestas navideñas? Es que Navidad es esencialmente una fiesta familiar i la cena de Fin de Año está reservada para los amigos. Más allá de estas dos fiestas, ¡el resto no existe! es decir, la empresa y los compañeros del trabajo.

¡Felices fiestas a todos!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: ,

Tiempo de descanso en el trabajo en Francia

En España, y más precisamente en Cataluña, la pausa en el trabajo a media mañana es un rito compartido por todo el mundo y del cual es difícil prescindir. Hacia las diez y media o las once, los despachos se vacían y los trabajadores se turnan, a menudo en pequeños grupos de 3-4, para encontrarse en el bar como de costumbre. Allí, toman un pequeño bocadillo o un croissant con una bebida caliente (café, café con leche, etc.). Esta pausa dura más o menos 20 minutos. Es el segundo desayuno del día: el primero, que se reduce a una simple bebida caliente, se toma generalmente en casa.

En Francia, no encontrará nada parecido. Por la misma razón que los franceses acaban relativamente pronto su jornada de trabajo (prefieren concentrar sus esfuerzos sobre un lapso de tiempo más corto, ver nuestro post), los franceses trabajan, en principio, de un tirón hasta la comida. Hay que decir también que esto les es más fácil: dado que su comida tendrá lugar entre el mediodía y las 13h (y no hacia las 14h como los españoles), se arriesgan menos a pasar hambre sin tomar un tentempié! En general, los franceses toman un desayuno consistente en casa, se marchan al trabajo, y esperan la hora del almuerzo para volver a comer.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , ,