Las preposiciones después de los verbos en francés

Hoy, aquí tienes un consejo que puede no parecer mucho, ¡pero que os será muy útil! Los estudiantes de curso de Francés Lengua Extranjera, a veces se complican innecesariamente la vida. Muchos de ellos podrían evitar el doble esfuerzo de memorización y recordar directamente los verbos con la o las preposiciones que les siguen. Sería, en definitiva, un poco como los phrasal verbs en inglés.

Si no se ha hecho esto, pueden aparecer muchas dudas en el momento, especialmente, de utilizar los pronombres personales complementos y los pronombres relativos.

Cómo saber si debemos decir:

*Je l’ai besoin* *j’y ai besoin* o j’en ai besoin

o también *la chose que j’ai besoin* o la chose dont j’ai besoin

si no se sabe que la frase verbal es: avoir besoin DE ?

En este caso concreto, la mayoría de los estudiantes memorizará en general una primera vez la locución “avoir besoin “, y luego, al darse cuenta de que no es suficiente a la hora de utilizar ciertos pronombres, acabará por memorizar la locución “ avoir besoin de “.

De ahí la necesidad de elaborar una lista personal de los principales verbos franceses con sus preposiciones:

Donner quelque chose À quelqu’un

Obliger quelqu’un À faire quelque chose

Avoir envie DE

Parler DE quelque chose À quelqu’un

Etc.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , ,

Terminología para designar las personas en el mundo laboral

La manera de designar a las personas con las cuales se mantiene una relación jerárquica en el trabajo ha cambiado. Durante mucho tiempo, el responsable de departamento llamaba las personas que trabajaban bajo sus órdenes sus “subordonnés”, es decir: que dependían jerárquicamente de una persona de más alto nivel. Desde que se intenta, como los anglosajones, de reducir la distancia jerárquica en el trabajo, “subordonné” se ha convertido en peyorativo y discriminatorio.

El subordinado se ha transformado en collaborateur (es decir: persona que trabaja con otros). Algunos critican esto de políticamente correcto y lo consideran una gran hipocresía. En todo caso, resulta paradójico utilizar una palabra que hasta entonces había estado también muy marcada y peyorativa, y hasta había llegado a ser un insulto. En efecto, un collaborateur (o, mejor, un “collabo”) durante mucho tiempo ha designado el partisano y el artífice de la colaboración con el enemigo durante la ocupación alemana en la Segunda Guerra Mundial.

“Chef”, forma popular, sigue utilizándose pero se utiliza cada vez más “boss”, y, de todas maneras, se prefiere habitualmente usar “Supérieur hiérarchique” o “responsable de service”.

Sin embargo, para la persona que ejerce la misma función que otra o que forma parte de la misma estructura, se usa aún y sistemáticamente la palabra “collègue”. Por cierto, hay que subrayar que “collègue”, salvo en el sur de Francia, no supone en modo alguno mantener una relación de amistad. Aun cuando, evidentemente, un “collègue” pueda también convertirse en un amigo.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , ,

El lenguaje de los dedos y de las manos en Francia (2)

Seguimos viendo el significado de algunos gestos de los franceses.

La punta de los cinco dedos que se juntan y miran hacia arriba: este gesto acentúa el discurso y muestra que lo que decís es muy importante.

Abriendo la mano con la palma hacia el interlocutor, y moviéndola ligeramente de izquierda a derecha y de derecha a izquierda, estáis rechazando amablemente la propuesta de vuestro interlocutor.

Para decir que alguien está loco, se golpea ligeramente el índice contra la sien (variante: el índice voltea contra la sien).

Las dos manos juntas con los dedos entrelazados y los pulgares girando uno alrededor del otro: estáis diciendo que estáis inactivos, ociosos.

La mano parece tirar algo por encima de la espalda. De esta manera se rechaza hacer un favor a alguien, o una propuesta que nos parece exagerada.

El pulgar y el dedo índice forman un pequeño círculo, los cuatros dedos están abiertos. Es un gesto que se utiliza para valorar especialmente un plato, una receta de cocina.

Finalmente, aquí tenéis un gesto muy vulgar: el brazo se dobla con el puño cerrado y la otra mano golpea con fuerza el antebrazo para colocarse en ella. Es el gesto dicho “bras d’honneur”. Es el equivalente al gesto que el dedo corazón se estira (los otros dedos se doblan) -llamado este dedo un “doigt d’honneur”. Así expresáis vuestra hostilidad; es un insulto.

Podéis completar vuestro aprendizaje de la gestualidad francesa con el humorista Gad Elmaleh (es en inglés):

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , ,

El lenguaje de los dedos y de las manos en Francia

A menudo se cree que los gestos tienen el mismo significado de una cultura a otra. Sin embargo, todo el mundo tiene en mente el ejemplo de países donde mueven la cabeza de arriba abajo para negar o rechazar, y de derecha a izquierda para decir que sí… El lenguaje no verbal es específico de cada cultura, aunque algunas de ellas puedan compartir ciertos gestos.

He aquí algunos gestos utilizados en Francia:

Los dedos estirados hacia el interlocutor, apretados los unos contra los otros y moviendo el dedo pulgar como una pinza que se abre y se cierra, significan    “¡Cállate!“. Es un gesto muy familiar y puede ser muy grosero o incluso agresivo, si lo hacéis con alguien que no conocéis mucho.

Estirando el dedo índice hacia el ojo y tirando un poco de la piel hacia abajo, decís a vuestro interlocutor que no lo creéis. Podéis acompañar vuestro movimiento con las palabras: “ Mon oeil ! “. Es también un gesto familiar.

Poniendo el dedo pulgar cerca de la oreja y el meñique cerca de la boca (los otros dedos se doblan), estáis diciendo: “¡Nos llamamos!“.

Los dedos pegados y doblados, que rozan la mejilla del lado exterior de la mano, soplando suavemente, mostráis que algo o alguien os aburre. Podéis acompañar vuestro movimiento con las palabras: “ Ça/il me rase ! “ o “ C’est rasant ! “.

El puño cerrado delante de la nariz con una ligera rotación: “Ha bebido demasiado, está ebrio!

Hay muchos otros gestos! Hablaremos de ellos las próximas semanas.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , ,

Acento, ritmo y melodía en francés

En francés, al oral, hay un componente fundamental: la prosodia. ¿Qué es? Son las reglas de acento, ritmo, melodía, velocidad y pausas. Estas reglas pueden ser obligatorias, como ésta del acento final de grupo:

Je vais au cinéma demain soir.

o bien opcionales, como ésta otra con la entonación ascendente para la pregunta

Tu vas au cinéma demain soir ?

En un curso de francés lengua extranjera es básico estudiar y luego dominar mínimamente estas herramientas para poder comunicar eficazmente en francés.

Pero con demasiada frecuencia se olvida que esta misma prosodia nos permite expresar nuestros sentimientos. Gracias al ritmo, a la melodía, a las pausas, etc., transmitimos nuestras emociones a nuestro interlocutor. Cada idioma tiene moldes prosódicos dispuestos a ser utilizados. La misma frase tendrá múltiples significados dependiendo de si se pronunciará de una manera u otra. En general, los estudiantes de francés lengua extranjera sólo conocen dos patrones prosódicos: el de la afirmación y el de la pregunta.

Y sin embargo, ¡hay muchos otros! Hoy, a modo de sensibilización, os proponemos siete modelos prosódicos para expresar, en francés, siete emociones/sentimientos de base. He aquí siete maneras para decir: « Il va neiger demain. »

 

 

  1. Afirmación neutra
  2. Pregunta neutra
  3. Verificación (¿es eso? ¿lo he entendido bien?)
  4. Sorpresa (no lo sabía)
  5. Incredulidad, duda
  6. Insistencia frente al escepticismo (no me digas lo contrario)
  7. Pánico (¡mis geranios no van a aguantar!)

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , ,

La tradición del “Poisson d’avril” en Francia

El día 1 de abril, es costumbre en Francia preparar algunas bromas a costa de los amigos y miembros de la familia; consisten en hacerles creer alguna noticia falsa y aún mejor: imposible. Los medios de comunicación se pliegan a la tradición y todo el mundo intenta descubrir en los periódicos, la radio o la televisión, la información inventada del día. El 1 de abril es pues nuestro 28 de diciembre.

Cuando vuestra víctima se ha convencido finalmente de la falsa noticia, que habéis ideado especialmente para ella, es el momento de decirle “¡Poisson d’Avril!” para mostrarle así que ha sido demasiado ingenua creyéndoos.

Otra tradición es colgar el dibujo de un pez en la espalda de una persona, por supuesto sin que ella se dé cuenta, y dejar que se pasee el máximo tiempo posible adornada con este apéndice en la espalda.

Desgraciadamente, al igual que el Martes de Carnaval nadie va a trabajar disfrazado, no esperéis celebrar el 1 de abril en el trabajo. Aunque no esté prohibido, y un departamento, bajo la batuta de un colega gracioso, decide celebrar esta costumbre, es poco frecuente.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: ,

La familia lexical de la palabra « Affaire » (2)

Seguimos viendo las numerosas expresiones en torno a la palabra affaire. Cuando la palabra se usa en plural, casi siempre se refiere al comercio, a los negocios, a los contratos que vinculan una empresa con otra.

Nous faisons des affaires avec l’entreprise X depuis bientôt vingt ans (tenemos relaciones comerciales cliente-proveedor con la empresa X).

(Habrá que distinguir, por tanto, esta expresión de « faire affaire avec », ver nuestro precedente artículo).

Muy a menudo, el agente comercial debe hacer un « voyage pour affaires » o un « voyage d’affaires » para « parler affaires » (nótese la ausencia de artículo en la expresión), es decir, iniciar negociaciones. Para él, esta será una oportunidad para establecer o consolidar una « relation d’affaires ».

Le chiffre d’affaires (o CA) es la suma de las ventas de bienes o de servicios de una empresa en un ejercicio contable.

Les affaires también se refieren a cualquier cosa que concierne con el interés público: El Ministerio des affaires étrangères, les affaires de l’État, etc.

Por último, affaires en plural también significa los efectos personales; generalmente se introduce por un artículo posesivo:

Il n’aime pas prêter ses affaires (no le gusta prestar los objetos que le pertenecen).

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , , ,

La familia lexical de la palabra francesa « Affaire » (1)

Hay muchas expresiones acerca de la palabra affaire; todas ellas son muy comunes en el francés de uso cotidiano y… ¡en el français des affaires (francés de negocios)!

Cuando la palabra affaire se utiliza en singular, hay que distinguir primero entre « faire affaire avec » con « faire l’affaire » :

Nous avons finalement fait affaire avec la société X (finalmente hemos negociado y cerrado un acuerdo con la sociedad X).

Si vous n’avez pas d’agrafeuse, du scotch fera l’affaire (es decir, ya nos irá bien).

La locución « avoir affaire à » significa que habéis tenido una relación, un contacto con una persona para negociar, por ejemplo:

Pour négocier le renouvellement du contrat, j’ai eu affaire à l’adjoint du directeur financier.

Une affaire puede ser, dependiendo del contexto, una molestia, una situación delicada, incluso un escándalo (pensemos en l’affaire Dreyfus a finales del siglo XIX o en l’affaire Gürtel, por ejemplo) o una oportunidad (comprar un objeto por la mitad de su valor es pues une affaire). En caso de problemas, también podéis en faire votre affaire, es decir, os encargáis personalmente.

No os dejéis influenciar por el inglés, que utiliza la palabra francesa affaire para las relaciones extraconyugales: este no es el caso en absoluto en francés (se trataría más bien de una aventure, que, tenemos que admitir, es mucho más romántico…).

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , , , , ,

Los horarios laborales en Francia

¡Cuántas veces los trabajadores de una filial francesa en España se han quedado sorprendidos a la hora de telefonear a la sede en Francia! A las 18h a veces antes, la llamada sonaba para las paredes: ¡todos se habían ido! ¿Qué? Mientras que en España es frecuente que los empleados acaben el trabajo hacia las 20h, ¿cómo es posible que estos franceses ya hayan tomado el portante a las 18h?

Esto es porque los horarios laborales, en Francia, son radicalmente diferentes. Y si la ley sobre las 35h ha reducido, efectivamente, la jornada laboral, ésta no ha cambiado, fundamentalmente, las cosas en relación con las 40h semanales de antes: cuando se han hecho las horas, se haya acabado o no el trabajo, se marcha y, de todas formas, si se sigue, entonces, automáticamente, se pagan las horas extras. ¡Gran diferencia entre Francia y España!

Claro está que hay que matizar. Mientras que la jornada típica de un trabajador empieza a las 8h para acabar hacia las 17h (con 1h de pausa, aproximadamente, para almorzar), los ejecutivos llegan más bien hacia las 9h y a menudo no se van hasta las 20h (sin que, obligatoriamente, estas horas extras estén pagadas).

Esta manera de concentrar el esfuerzo en un lapso de tiempo reducido es típicamente francesa. Piensen que, por ejemplo, la jornada escolar de los niños, que se benefician de dos semanas de vacaciones cada mes y medio, es larga y cargada. ¿Qué hay que hacer, entonces, para ser productivos en estas condiciones? Los franceses os contestaran con orgullo que su índice de productividad es uno de los más elevados del mundo: es verdad, ¡hay que compensar!

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas:

Hablar de dinero en Francia

En Francia, ciertos asuntos se abordan lo menos posible; para ser sinceros, son tabú: es el caso del dinero. Dejando aparte las generalidades del uso de la cuestión, los franceses nunca hablan de dinero, y especialmente de su dinero.

Incluso entre amigos o en familia, sólo nos queda imaginar, suponer o deducir el salario de una persona en función de su nivel de vida. Es inimaginable que se pueda preguntar directamente a alguien cuáles son sus ingresos, ni que una persona nos anuncie, de la manera más natural del mundo, cuánto gana al mes. Tanto en un caso como en otro, es el colmo de la vulgaridad y del mal gusto. Y siempre es un tema que queda “desplazado”. Los franceses, en esto, son muy diferentes de otros pueblos (los norteamericanos, por ejemplo).

¿Por qué hay tanta discreción sobre este tema? El motivo es que para ellos el dinero es a menudo algo sucio. La riqueza es, por cierto, sospechosa, los “signos externos de riqueza” a menudo están menospreciados o son motivo de burla.

En el trabajo, por regla general, ocurre lo mismo. No sabréis el salario de vuestros compañeros; por cierto, nunca hablaréis de esto con ellos. Como máximo, supondréis, en función de su antigüedad, de su puesto de trabajo, de sus calificaciones, que Fulanito gana aproximadamente tantos euros al mes. Este cálculo, para “situar” al otro, se hace casi de forma inconsciente y automática. Todo el mundo está acostumbrado a esto, todos lo hacen, de tal forma que esto no molesta a nadie.

En nuestros cursos de francés para empresas, ¡también se aprende esto!

Etiquetas: , ,